Crecer con la diversidad


Equilibrio de género, trabajo intergeneracional, inclusión de personas con diversidad funcional y culturalla empresa debe integrar en su política de Recursos Humanos el empoderamiento de la diversidad y la igualdad de oportunidades. Averigua por qué.

“Cuanto más diversos son los equipos de trabajo, más innovadoras y competitivas son las empresas”, afirma María José Sucarrat, coordinadora de la Red de Empresas por la Diversidad. El talento no entiende de edades, géneros u orientación sexual, y la sociedad es cada vez más plural.

La diversidad beneficia a todos

Las mujeres están más preparadas que nunca y disponen de grandes habilidades sociales para moverse con éxito en los nuevos ámbitos internacionales y en la red de empresas contemporáneas. Ésta no puede permitirse perder su talento y debe adaptarse para ello a sus necesidades. Flexibilidad horaria, trabajo part time y a distancia, guarderías en la misma empresa, políticas de maternidad/paternidad… Todas estas ventajas benefician al conjunto de la empresa.

Las personas con diversidad funcional aportan un ejemplo de superación y esfuerzo y acostumbran al resto de los empleados a convivir en entornos diversos, además de reportar ventajas fiscales y laborales a la empresa.

El diálogo entre generaciones combina osadía y experiencia para la empresa, pero le exige motivación para acercarse a la forma de pensar y actuar de cada generación, buscando puntos de encuentro.

Una convivencia diversa ha de ser capaz de mantener la esencia de la empresa y a la vez motivar a cada uno de sus miembros, con todas sus diferencias. Entre los empleados de una empresa con política de responsabilidad social corporativa debería velarse para que haya personas de diferente edad, sexo y nacionalidad, capacidades y culturas diferentes. La empresa ha de estar abierta a sus propuestas e ideas y ha de hacer sentir a todas integradas por igual. Ser inclusivo es potenciar la diferencia de visiones y pensamientos, salir de la estandarización.

Igualdad en todos los procesos empresariales

El País revela que las compañías tecnológicas lideran el equilibro de género en España, gracias a un esfuerzo en Recursos Humanos por retener el talento: “Las mujeres en España dirigen Google, Microsoft, IBM, Hewlett Packard, Twitter y Facebook”, afirma. Sus políticas de género se aplican ya desde el proceso de reclutamiento.

Sin embargo, tal como afirma Fuencisla Clemares, directora general de Google España y Portugal desde 2016, esta paridad debe mantenerse con un constante esfuerzo, que incluye fomentar la atracción de las jóvenes por los estudios tecnológicos y la formación de mujeres para niveles directivos. Google forma parte de la iniciativa Genios que enseña programación a profesores y niño/as de primaria, e impulsa la plataforma Women Techmakers, una comunidad de mujeres que han estudiado TICs.

Ferrovial también aparece en el Índice de Diversidad e Inclusión 2016 como una de las 50 empresas más Diversas e Inclusivas del Mundo, como afirma en su propia web, porque “en un entorno cada vez más globalizado, la diversidad y la inclusión tiene más importancia que nunca”.

Para Accenture, otra de las empresas más inclusivas del mundo, el compromiso empieza en la alta dirección, con un consejo de administración diverso y disperso, y continúa con el impulso de la igualdad y el talento en el trabajo: “nuestros 449.000 profesionales en todo el mundo viven nuestros principales valores compartidos, a la vez que aportan sus competencias y experiencias únicas para ofrecer lo máximo a nuestros clientes y a nuestro propio negocio”, afirma Pierre Nanterme, presidente y CEO de Accenture.

La Fundación Eurofirms trabaja para la integración laboral de personas con discapacidad y su principal objetivo es potenciar la cultura de igualdad en el trabajo, para lo que ofrece distintos servicios a las empresas. Desde su creación, a finales de 2007, ha realizado más de 1.500 inserciones laborales de personas con discapacidad en todo el territorio español.

Las políticas flexibles que benefician la equidad de género son también interesantes para los jóvenes, que prefieren trabajar por objetivos, autoorganizándose y compatibilizando vida personal y profesional. Las bajas de maternidad y paternidad benefician a madres como a padres, así como la guardería durante la jornada laboral.

Recibe todas las novedades de People First