Creer en los empleados para ser creíble


Una empresa avanzada digitalmente ha de contar con sus trabajadores como “portavoces” de la compañía, con altas dosis de confianza y libertad, para ser creíbles. El Employee Branding o Marketing de recomendaciones asegura además numerosos beneficios para unos y para otros. Estos son algunos de ellos.

Si algo han puesto de relieve las redes sociales es que la gente se fía de personas cercanas, auténticas y fiables, más que de fuentes oficiales. Por eso en los últimos tiempos ha aparecido el marketing de recomendaciones. Su objetivo es el de promover las recomendaciones de empresa, producto o servicio por parte de clientes (brandlovers) y de empleados, considerados más creíbles que la comunicación corporativa.

El Employee advocacy o empoderamiento de los trabajadores como prescriptores de la empresa y sus marcas busca convertirlos en embajadores de marca auténticos y fiables (muchas veces incluso más que el CEO). Los empleados que realizan este tipo de comunicación tienen que contar con  una buena capacidad de comunicarse y ser afines a las redes sociales. Es imprescindible que deseen de forma auténtica adoptar este papel y que sean por ello apoyados y reconocidos. Han de conocer bien la empresa y sus productos/servicios y sentirse realmente orgullosos de ella.

Marca y trabajadores buscan con esta simbiosis lograr una buena reputación, que se refuerza mutuamente. Es la estrategia utilizada por Facebook, Google o Apple en que determinados empleados cuentan su experiencia trabajando en la empresa, comparten su conocimiento y atraen así el talento.

Muchos empleados quieren cocrear en la empresa, formar parte de la transformación digital, y aceptarían gustosos una muestra de confianza y empoderamiento por su parte. Cuando son capaces, además, de publicar su propio contenido, se les visibiliza, se les reconoce y se les abre la puerta a que realicen valiosos contactos internos que posibilitan asimismo su propio ascenso. La empresa, además, se beneficia recopilando y publicando el enorme conocimiento que tiene cada trabajador de su trabajo, de la empresa y del sector.

Lograr algo así requiere tiempo y una estrategia de Employee Branding, que busque detectar y apoyar a los trabajadores adecuados que así lo deseen. Para empezar, la empresa tiene que contar con una buena reputación como contratante entre los propios trabajadores. Estos han de sentirse parte de ella, orgullosos de contribuir con su trabajo a hacerla valiosa y grande. Y permitir que éstos conozcan bien todo lo referente a la empresa, que contacten con diversas fuentes internas, participen en reuniones, tengan espacios y tiempos para contactar con el resto de la plantilla. Capacitarlos, en fin, para ser voces de la empresa bien informadas, mientras se huye de portavoces excesivamente controlados. Y en lo que no lleguen, formarlos.

La empresa ha de contar también con cierta madurez digital. La estrategia de Employee Branding creará a partir de lo ya existente, un plan de canales de comunicación y contenidos a disposición de estos trabajadores empoderados: blogs internos al día, documentación e informes, material multimedia sobre procesos, productos y servicios… (Existen en el mercado herramientas específicas para fomentar el Employee Advocacy). Además de consensuar unas guías de actuación en las redes. Los embajadores de la empresa han de poder ser capaces de transmitir valores tan difíciles como la responsabilidad social, su capacidad de innovación, la experiencia del cliente… Y nadie mejor que ellos para hacerlo.

Todo esto teniendo en cuenta que muchos de los empleados no querrán “trabajar gratis” o mezclar su reputación con la de la empresa. Y que si lo hacen, no desearán tampoco ser controlados y que serán críticos con la empresa cuando lo consideren oportuno. Un clima de confianza y libertad es imprescindible para el éxito de esta iniciativa. Éxito que es fundamental medir para analizar los resultados y optimizar la estrategia. Que, por supuesto, hay que compartir con los empleados involucrados.

Por segundo año consecutivo, Eurofirms ha publicado la Radiografía del Employee Branding, que es un reflejo de este recurso de comunicación en España, donde el 93% de las empresas cuenta con perfiles profesionales en redes sociales y más del 80% lo considera importante como parte de su estrategia de comunicación.

El Employee Branding es un buen recurso de comunicación, cada vez más importante para las compañías, y así lo demuestra el hecho de que haya aumentado el porcentaje de empresas que  lo consideran relevante en su estrategia de comunicación.

Recibe todas las novedades de People First