El neuroliderazgo, ágil y responsable


El aprendizaje del liderazgo basado en modelos está dando paso al autoconocimiento para ganar en eficiencia y responsabilidad, gracias a los hallazgos de la neurociencia. El neuroliderazgo mejora el rendimiento directivo y de equipo y cambia el énfasis en desarrollar la capacidad de análisis, por la integración intelecto-emocional. Una nueva era de conocimientos que promete grandes cambios.

Los cambios en la empresa requieren nuevas formas de liderazgo. Equipos multiculturales y dispersos, un entorno cambiante y unas relaciones informales exigen una dirección más empática y eficiente. La neurociencia puede responder a este nuevo reto con una nueva disciplina: el neuroliderazgo.

La aplicación de los crecientes conocimientos sobre cómo funciona el cerebro humano a la dirección empresarial, amplía sus habilidades, de analíticas a más sociales. La toma de decisiones es en su mayoría inconsciente, y el neuroliderazgo enseña a practicar un ‘liderazgo consciente’, de manera que los líderes son conscientes de cómo afecta su comportamiento a los miembros de su equipo.

Liderazgo intelecto-emocional

La neurociencia está aportando desde hace años nuevos fundamentos a la educación, la economía, la medicina, el arte, el marketing… y transformando radicalmente la forma de entender el liderazgo. Estudia el porqué de nuestras conductas y decisiones, las motivaciones humanas, la inteligencia emocional, las habilidades sociales, el aprendizaje…

El neuroliderazgo aplica los descubrimientos de la neurociencia a las empresas e instituciones. Un programa de neuroliderazgo enseña, por una parte, a tomar conciencia de cómo funciona el cerebro y, por otra, de la gran influencia que tienen las emociones y a responsabilizarse de los propios actos. Consigue con ello personas altamente efectivas, con capacidad para tomar decisiones más conscientes y de relacionarse saludablemente.

Se centra en desarrollar las capacidades individuales y no en enseñar modelos de gestión. Enseña a analizar y a tomar decisiones basadas en el autoconocimiento y las relaciones interpersonales. A salir de la zona intelectual cerebral y a confiar en el instinto y el pensamiento lateral, para moverse con agilidad y resolver retos.

Descubre las raíces intelecto-emocionales de una toma de decisiones, el poder de la motivación en la dirección de equipos y el aprendizaje, mecanismos de reconocimiento… Cómo el autoconocimiento favorece una dirección más ágil y creativa.

En la actualidad existen s varias técnicas para obtener perfiles neuropsicológicos de los empleados, mediante tests cognitivo-ejecutivos y de atención, análisis de la personalidad, etc. Con ellos puede conocerse y mejorar su inteligencia y bienestar emocional. Promover de forma individualizada el líder que hay dentro de cada uno y construir equipos de trabajo efectivos, que favorecen las sinergias entre sus miembros.

Nuevo paradigma

La aplicación de la neurociencia al entorno corporativo contribuye al cambio de paradigma que se está dando, hacia un enfoque más humanista y que reconoce el capital humano como la clave del éxito empresarial (especialmente en un futuro tecnificado). La empresa está abocada además a firmar compromisos con la sociedad.

Este cambio empresarial afecta desde el organigrama hasta los métodos de trabajo. Recursos Humanos está asumiendo el reto de construir equipos muy diversos y, sin embargo, emocionalmente eficientes, capaces de empatizar y de adaptarse a las diferentes interpretaciones culturales. Incluso, a motivarse entre ellos.

Aventurarse a lo que la neurociencia puede aportar a la empresa es adentrarse en los nuevos tiempos con la visión que estos requieren para navegar por ellos. Y contribuir a conocer de forma práctica las infinitas posibilidades del ser humano.

Recibe todas las novedades de People First