El nuevo directivo del bienestar


La necesidad de atraer talento y los cambios sociales están llevando a la empresa a la necesidad de crear un buen entorno de trabajo físico y emocional para los empleados. En un futuro laboral flexible e hiperconectado, solo la inversión en bienestar, salud y felicidad de los trabajadores logrará crear equipos altamente productivos. ¿Por qué?

Felicidad, excelencia, diversidad… iluminan flamantes nombres de cargos ejecutivos en los últimos años. El más reciente en hacerlo es el de “Bienestar”. Según Expansion.com, ya cuentan con director ejecutivo de bienestar Telefónica y Santander, mientras que en Apple los trabajadores disponen de un centro de ejercicio y bienestar de más de 9.000 m2 y senderos para correr o caminar. El objetivo es el de conseguir unos recursos humanos que mantengan el adecuado equilibrio entre trabajo y relax, ordenador y buena forma física, a través de buenos hábitos.

Trabajadores en buena forma y sin estrés

El directivo del Bienestar, a diferencia de otros altos cargos enfocados en crear un ambiente de trabajo feliz y saludable, tiene como propósito asegurar que el personal de la empresa se mantiene en buena forma física y evita el estrés, mediante:

  • La evaluación del bienestar emocional de los trabajadores.
  • Una propuesta de entorno seguro y saludable de trabajo, especialmente en lo referente a cómo se organiza el trabajo y qué se espera de los empleados.
  • Ha de crear programas de entrenamiento y proponer pruebas competitivas que promocionen la actividad física, la diversión y el compañerismo entre los trabajadores.
  • Ha de dar a conocer las bases nutricionales para conservarse sano y energético en cualquier edad, y asegurarse de que se alimenta correctamente a la plantilla en el comedor o las máquinas de vending.
  • Y ofrecer recursos de salud y de gestión del estrés, como buenas medidas para dormir bien y gestionar adecuadamente la vida personal y profesional.

 

Pero también, promoviendo nuevos métodos de trabajo como reuniones de pie o en movimiento, que eviten el sedentarismo y promuevan la creatividad. O sugerir espacios en la sede corporativa que permitan alternar trabajo intenso con networking o descanso.

“Estamos al borde de una revolución tecnológica que alterará fundamentalmente la forma en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos unos con otros”, se afirma en el libro Chief Wellbeing Officer: el bienestar como herramienta estratégica. Un libro que apuesta por crear ambientes laborales apasionados y cooperativos que favorezcan el aprendizaje profundo.

Buen ambiente laboral sostenible

Según la World Health Organization, “un lugar de trabajo saludable es aquel en que trabajadores y directivos colaboran en un proceso de mejora continua para proteger y promover la salud, la seguridad y el bienestar de todos los trabajadores, así como la sostenibilidad del lugar de trabajo”.

El director del bienestar, por tanto, debe realizar su cometido mediante contacto continuo con todo el personal de la empresa, para valorar sus necesidades y el éxito de sus iniciativas, o escuchar propuestas. Tanto pueden ser útiles reuniones informales como talleres lúdico-formativos como actividades fuera de horario o en fin de semana. Ha de contar también con un buen canal de comunicación interno, para informar e incentivar la participación de todos los trabajadores.

Un programa de Bienestar Corporativo en la empresa aporta una mejora de la salud, bienestar y seguridad de los trabajadores de forma sostenible, y por tanto de la productividad. Reduce el absentismo mientras potencia la motivación laboral y la fidelidad a la empresa. Mejora la imagen de marca y desarrolla un clima de crecimiento e innovación. Consigue, en definitiva, empleados más dinámicos y motivados y un buen ambiente en la oficina.

Recibe todas las novedades de People First