Las habilidades personales más valoradas en el trabajo


Conocimientos, formación y experiencia siguen siendo imprescindibles para optar a un puesto de trabajo, pero cada vez son más empresas las que valoran las habilidades personales. Denominadas “soft skills” estas habilidades se identifican con la capacidad de los candidatos para adaptarse y enfrentarse a cualquier situación. Personalidad, una buena comunicación, actitud positiva y proactividad son algunos ejemplos de lo más valorado por las compañías.

Habilidades Personales

En el contexto actual, caracterizado por un cambio constante en el que cada vez aparecen nuevas profesiones, necesidades y se potencia el desarrollo personal para adaptarse a la nueva situación, los conocimientos y la experiencia han dejado de ser lo único valorable. Hoy en día los departamentos de Recursos Humanos no solo buscan profesionales que sepan realizar su trabajo, sino que además quieren que el candidato seleccionado encaje con la filosofía de la empresa.

Pero, ¿cuáles son las habilidades personales más valoradas por las compañías? Saber trabajar en equipo es una de las principales y no solo con los compañeros de la misma área. Los profesionales que son capaces de trabajar con otros departamentos y con personas de diferentes nacionalidades, para adaptarse a la internacionalización de la empresa, tienen más posibilidades de ser los elegidos en un proceso de selección.

Resolver conflictos y salir adelante frente a cualquier imprevisto que pueda suceder es uno de los puntos más fuertes de los buenos profesionales. En este sentido la proactividad está muy presente, ya que saber anticiparse a posibles conflictos, proponer mejoras o buscar soluciones a distintas situaciones demuestra la efectividad en el trabajo.

También es muy apreciada la capacidad analítica, lo que permite valorar los resultados de nuestras acciones. Con esta valoración seremos capaces de buscar soluciones y tomar la decisión más adecuada a cada caso. Como decía Lord Kelvin “Lo que no se puede medir no se puede mejorar”, y cualquier mejora tiene que analizarse para valorar su efectividad y corregir posibles errores.

En el contexto en el que nos encontramos, la adaptación al cambio y la capacidad de aprender son unos de los puntos fuertes de cualquier profesional. Estar dispuesto a asumir nuevas funciones y afrontar el cambio como una oportunidad para crecer y mejorar es una de las habilidades más valoradas por las empresas. Y es que la actitud positiva nos lleva a ser más creativos y a buscar soluciones más innovadoras, por lo que los candidatos que afrontan cualquier imprevisto de forma positiva y actúan con sentido común bajo presión tienen más posibilidades de ser elegidos para el puesto de trabajo.

Por último, una comunicación efectiva y saber escuchar a los demás, potenciando la empatía, son cualidades especialmente valoradas en los líderes de equipos, ya que estas habilidades les ayudan a la gestión de las personas que forman parte del área y facilitan el desarrollo profesional de cada miembro del equipo.

Entre los múltiples beneficios de un equipo formado por profesionales con habilidades personales encontramos un aumento de la productividad y un ambiente laboral más sano, por lo que encontrar perfiles que tengan estas soft skills es una de las prioridades de las empresas.

Recibe todas las novedades de People First