No dejes escapar el talento femenino


La mujer está ganando espacio en la dirección económica y política europea, especialmente porque entiende y conecta con los cambios sociales. Un nuevo estilo de organización se da donde ella ejerce su influencia. Pero para contar con su talento hace falta enfrentarse al desafío de la igualdad. Es el momento.

Una fuerza de trabajo conectada

La mujer es hoy una imponente fuerza de trabajo. Aporta habilidades y valores muy apreciados en los procesos de selección, entre los que destacan su capacidad empática y su positivismo. Y nunca deja de aprender.

Su genética y su historia como género la ha dotado de una envidiable inteligencia emocional, con gran capacidad de escucha, resolución de conflictos y trabajo en equipo. Las mujeres combinan pensamiento lógico e intuitivo, son rigurosas, exhaustivas y muy tenaces. Se mueven con comodidad en la búsqueda de alternativas a un problema y entienden la importancia de construir relaciones. Son las mejores para unos tiempos que requieren de flexibilidad y versatilidad para realizar trabajos multitarea y participativos.

Empoderar el talento femenino interno

Para contar con el mejor talento femenino en la empresa, sin embargo, hacen falta tres grandes apuestas:

  1. Entender sus necesidades.
  2. Apostar por la igualdad.
  3. Empoderar a la mujer profesional.

 

Para contar con talento femenino en una empresa se deben trabajar antes los principales frenos con los que a menudo se encuentran para su plena incorporación: horarios draconianos, largas reuniones a última hora de la tarde, que se espere de ellas horas extras o implicación vital, falta de motivación por ausencia de oportunidades… Las mujeres ya no quieren tener que elegir entre una vida personal y familiar plena o una carrera profesional. Quieren responsabilidad compartida en la empresa y en casa, para poder volar.

Es necesario desarrollar un plan de igualdad en que se contemplen las necesidades horarias y de desplazamiento de todos los trabajadores, permisos de maternidad/paternidad compartidos, ofertas de trabajo y desarrollo profesional internas igualitarias, espacio para las aportaciones femeninas… Es especialmente importante asegurar la diversidad de género en la Junta Directiva, puesto que su participación en la dirección garantiza un avance real en la igualdad.

También hay que revisar el plan de igualdad, que ha de salir del cajón de Dirección o Recursos Humanos o Dirección de Personas y ser objeto de diálogo en la empresa: hombres y mujeres han de poder sentirse libres para plantear sus dudas, entender al otro y pedir ayuda.

Una vez trabajadas las condiciones de igualdad en la empresa, esta puede empoderar a las mujeres de su fuerza de trabajo mediante planes de formación, coaching o programas de mentorizaje, planes personalizados de desarrollo de carrera… Al fin y al cabo, mujeres y hombres buscan lo mismo: un trabajo gratificante y el desarrollo de una carrera profesional, con un salario justo.

Estamos en un momento clave para incorporar la diversidad a la empresa. Personas capaces e innovadoras, conectadas digitalmente y con una importante red de contactos, con mucha iniciativa, que estén a la altura de los retos de hoy. Sean hombres o mujeres.

Recibe todas las novedades de People First