Aprender a dar las gracias nos ayuda a ser más felices


Share on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El secreto a todo agradecimiento hacia un compañero de trabajo, amigo o familiar es tener la capacidad de dar las gracias sin que haya ocurrido ningún hecho extraordinario, sin esperar la llegada de un motivo especial o particular. Dar las gracias fomenta una actitud que todas las personas deberían tener en cuenta, ya sea por querer establecer una mejor relación con sus compañeros o querer mejorar el bienestar personal y salud de sí mismo.

La gratitud incondicional ayuda a mejorar la calidad de vida de las personas

Según el profesor de psicología de la Universidad de California, Robert Emmons, las personas agradecidas son aquellas que “perciben la gratitud como un rasgo permanente de carácter en lugar de ser un estado temporal”. Es el sentimiento que se conoce como la gratitud incondicional. Por el contrario, la gratitud condicional es el sentimiento de bienestar que consiste en sentirse bien cuando se han cumplido los objetivos que uno mismo esperaba. Una actitud más efímera que provoca resultados poco duraderos.

Además, Emmons continúa argumentando que las personas agradecidas son aquellas que “tienen mejores hábitos de cuidado personal y conductas más saludables, como hacer ejercicio regularmente, acudir al médico y llevar una dieta sana”. Según el portal Hipertextual, que alude a otro estudio de Robert Emmons, la gratitud también puede “bajar la presión sanguínea, facilitar mejores hábitos de sueño y producir 23% menos cantidad de hormonas relacionadas con el estrés”.

Por lo tanto, agradecer a los amigos, a la familia e incluso a los demás empleados del trabajo u oficina es una actitud que consigue mejorar la calidad de vida de las personas. Según el estudio de Emmons y McCollough, existen muchas formas de expresar gratitud, ya sea por un mensaje instantáneo, una nota personal, controlando mentalmente los pensamientos negativos o simplemente, dando las ‘gracias’ cuando es debido. Dar las gracias propicia el altruismo y el sentimiento de felicidad, aumentando el optimismo y, por ende, aumentando el éxito personal y laboral.

Recibe todas las novedades de People First