Con la i de innovación e internacionalización


Share on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Josep M. Lloreda 
Director General de KH Lloreda

Que innovación e internacionalización son un binomio indisoluble y estratégico fundamental para el desarrollo empresarial es una afirmación ampliamente conocida y aceptada por todos. Los estrechos vínculos que existen entre los procesos de innovación y la vertiente internacional del negocio pueden convertirse en un auténtico trampolín para el liderazgo empresarial y en el caso de KH Lloreda así ha sido.

La empresa familiar ubicada en Canovelles (Valles Oriental, Barcelona) inició su trayectoria en 1949 y bajo la dirección de Jaume Lloreda se dedicaba a los recubrimientos metálicos industriales. Primer punto de inflexión: la necesidad de limpiar las piezas que llegaban de sus clientes, antes de proceder a su tratamiento, llevó al señor Lloreda a desarrollar sus propios productos de limpieza. Así nació el famoso KH-7. Segundo punto de inflexión: la empresa se reinventa para no morir. La actividad de recubrimientos metálicos empieza a perder peso durante la década de los 90 y en 1994, de la mano de Josep Maria Lloreda, actual director general e hijo del fundador, se decide dar un giro a la estrategia de negocio para dedicarse en exclusiva a la fabricación y comercialización de ese producto inicialmente desarrollado para uso interno.

A partir de ahí y con un 10% de la plantilla dedicada a la I+D, no han parado de ampliar su cartera de productos de alta calidad y concebidos como respuesta a las necesidades del consumidor. Actualmente, es la compañía líder en productos de limpieza para el hogar y el sector industrial en España.

Si la innovación no fuera un rasgo característico de su ADN, KH Lloreda no sería la empresa competitiva en la que se ha convertido.

Hace unos años decidieron dar otra vuelta de tuerca a su estrategia para dejar de ser monoproducto y monopaís. Para lograr el primer objetivo, aprovecharon la fuerza y el prestigio de su producto estrella, agrupando el portfolio de productos bajo un mismo paraguas. Así, excepto la gama Zas, todos los artículos de limpieza que se comercializan en territorio español llevan el logo de KH-7 a modo de prefijo (KH-7 Vajillas o KH-7 Antical). Y a nivel internacional, todos los productos que salen al mercado lo hacen bajo una única marca, KH-7.

La consecución del segundo objetivo, llegar a otros mercados, requería la participación de toda la organización. No querían que el paso hacia el mercado internacional fuera percibido únicamente como una apuesta del departamento comercial, así que implicaron a todos los directivos: cada uno encabezaría un equipo encargado de determinar la estrategia para abrir un nuevo mercado y determinar su viabilidad. Cada quince días se reúnen para hacer un seguimiento y coordinar así el proyecto de internacionalización, que cada vez adquiere más peso en el modelo de negocio de la empresa. El porcentaje de dedicación del equipo directivo a la expansión internacional era del 20% el primer año, actualmente ya ocupa el 47% de su tiempo.

KH Lloreda

Era preciso trabajar en una cultura internacional que fuera transmitida de forma transversal desde la dirección a todos los miembros de la organización. De esta manera, otros equipos y departamentos se fueron sumado a la aventura y en la actualidad la internacionalización juega un papel decisivo en otras áreas de la compañía como la formación y la I+D o en la concreción de temas salariales y legales, entre otros. En otras palabras, no solo define el modelo de negocio, también determina la estructura de la organización (organizativa, productiva y comercial).

Debido al gran número de actores implicados en este proceso, el departamento de recursos humanos de KH-7 entró en juego desde el principio, encargándose de velar por el equilibrio y de gestionar correctamente todas las piezas del engranaje que garantiza la presencia internacional de la compañía. Entre las distintas funciones que lleva a cabo encontramos la necesidad determinar que áreas necesitan soporte o incorporación de personal y la ejecución de una comunicación interna que contribuya a la implicación, al compromiso y al sentimiento de pertinencia de todos los empleados hacia el proyecto.

El incremento de ventas de los últimos ejercicios, motivado por las nuevas líneas de producto introducidas en el mercado y por las exportaciones, que ya representan el 8% de las ventas, sitúa la facturación de KH Lloreda cerca de los 50 millones de euros. Asimismo, con una estrategia que prioriza los mercados emergentes menos maduros y con las mejores perspectivas económicas, la empresa está presente en 20 países de América Latina (Chile, Colombia y Méjico), Asia (China), África (Marruecos, Argelia, Túnez y Libia) y Europa (Italia, Portugal, Francia, Polonia, Rumanía, Croacia, Eslovenia, Serbia, Lituania, Estonia y Letonia).

La innovación promueve la internacionalización y ésta, a su vez, es un revulsivo capaz de acelerar la innovación.

Trabajando paralelamente sobre estos dos elementos que se retroalimentan, KH Lloreda no ha parado de crecer en los últimos años, a pesar de un contexto económico desfavorable por la crisis y de ser una mediana empresa con las limitaciones que eso conlleva. Su modelo de expansión internacional se ha convertido en un caso de estudio elaborado por la escuela de negocios ESADE y premiado por la North American Case Study Research Association (NACRA), una asociación internacional que promueve la utilización de casos de estudio como herramienta de aprendizaje en escuelas de negocio y en las universidades.

Recibe todas las novedades de People First