Alexandra M. Sims: “Cultivar las relaciones interpersonales es fundamental para obtener el éxito en una empresa de servicios”


Share on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Alexandra M. Sims es Account Manager en DEKRA, empresa que presta servicios de ensayo, desarrollo y formación relacionados con tecnologías móviles e inalámbricas, para una diversidad de mercados. Esta compañía ha trabajado activamente en el campo de la seguridad durante más de 90 años. En la actualidad emplea a más de 38,000 empleados en más de 50 países en los 5 continentes y cuenta con una amplia red de laboratorios con presencia en las principales regiones  del mundo. Los laboratorios de ensayo y certificación de DEKRA se conocían hasta ahora bajo la marca AT4 wireless.

¿Qué papel juegan las personas en DEKRA?

Pienso que, nuestro eje fundamental son las personas, tanto interna como externamente. En una organización de estas características, cuidar a los empleados no es solo una responsabilidad, es una razón de ser porque nuestro hecho diferencial y nuestra identidad se construye a partir del trabajo en equipo y de la relación con el cliente. Creo que hay que velar porque todos en la organización, desde el CEO hasta la recepcionista, entiendan los objetivos y comprendan hasta qué punto su labor es esencial para el conjunto de la compañía. Solo así cada uno de nosotros puede ofrecer una buena experiencia al cliente. La calidad en el servicio nos ha permitido funcionar con éxito durante más de 25 años.

Los empleados sabemos que jugamos un rol esencial para hacer que los clientes vivan una experiencia profesional de 360 grados. Las peculiaridades de nuestra actividad nos llevan a compartir con los clientes proyectos complejos de alta tecnología que requieren mucha comunicación. Debemos ser capaces de identificar qué necesitan y qué objetivos persiguen para poder ofrecerles una respuesta a medida de sus necesidades. Este objetivo solo se consigue con una comunicación abierta;  para ello es muy importante la labor de todo nuestro equipo.

Por tanto, cultivar las relaciones interpersonales internas y externas es fundamental para tener éxito, sobre todo en una empresa de servicios de tecnología.
¿Cómo se trasladan los valores de DEKRA a las personas de la empresa?

En mi opinión la clave está en una sabia combinación de experiencia y talento, de modo que siempre esté activa la cadena de transmisión de conocimiento y valores de los veteranos hacia los más jóvenes. Tenemos compañeros que llevan muchos años creciendo profesionalmente y desarrollándose, que son la esencia de la confianza y la credibilidad que transmite la empresa.

Es de lógica que si contratas a personas con valores similares a los de tu organización, el empleado los desarrollará al máximo. Tenemos la fortuna que en DEKRA se incorpora muchísimo talento joven con esos valores interiorizados, con muchas ganas de trabajar e ilusión. Desde mi punto de vista esto facilita que la empresa propague fácilmente sus valores; entre otros, empatía, compañerismo, ilusión, dinamismo y actitud positiva.

¿Cómo internacionalizáis los valores y la cultura de empresa con horarios tan distintos en los diferentes países? ¿Cómo replicar “embajadores” DEKRA con esta dispersión continental?

Las nuevas tecnologías nos permiten estar interconectados y han diluido la percepción de las distancias y los cambios horarios. Además, mantenemos reuniones periódicas y encuentros presenciales. Fomentamos los viajes a los países en los que operamos para conectar con nuestros equipos, y hacerles embajadores de los valores de la misma manera que los compañeros de otros países acuden aquí para realizar trainings, empaparse de nuestra cultura y mantener las relaciones personales, cruciales para nuestro negocio.

Más allá del contacto tecnológico, el contacto cara a cara es fundamental para incentivar el compañerismo, y compartir la filosofía de la empresa.
¿Aptitud o actitud?

Definitivamente actitud. Los perfiles técnicos son importantes, pero pienso que las ganas de aprender lo son muchísimo más. La proactividad y el interés por afrontar retos son fundamentales para el éxito de una empresa como esta.

Es cierto que también hay que formarse, evolucionar, preguntar a los compañeros, salir de la zona de confort, y todos estos hitos se alcanzan gracias a la actitud. Si hay voluntad, no hay desafío que se resista.

Habéis recibido premios sobre conciliación laboral. ¿Cómo conseguís esa conciliación?

El concepto de los horarios en las empresas modernas es muy diferente al que existe en las tradicionales. Desde mi experiencia, la flexibilidad se da en dos sentidos: porque somos una empresa internacional y siento que la empresa quiere que el personal sepa que puede gestionar su tiempo. La flexibilidad de horarios es importante para que los trabajadores estén contentos.

Si nos desenvolvemos en un entorno de trabajo internacional, ¿qué sentido tendría que todos entráramos y saliéramos a la misma hora? Cada uno de nosotros tiene autonomía para organizar su trabajo en función de los compañeros con los que coopera en otros países y los clientes que atiende en otros mercados. Esto se aplica también a las necesidades personales y con esta filosofía se consigue que el personal se sienta motivado e implicado.

¿Igualdad en todos los aspectos entre trabajadores? ¿Es una realidad o una intención?

Nos interesa la igualdad porque nos interesa el mérito y la capacidad. Se tiene en cuenta la valía, la capacidad y el talento. Por esto, nuestra plantilla tiene un gran número de mujeres, muchas de ellas en puestos de responsabilidad. Así mismo, tenemos perfiles no técnicos en cargos de responsabilidad porque han demostrado su valía.

Hablabas de compañeros de otros países ¿Cómo se gestiona toda esta diversidad cultural?

Somos una empresa internacional que opera en mercados muchas veces culturalmente distantes, por lo tanto la diversidad forma parte de nuestro día a día. En este sentido, vuelve a tener relevancia la comunicación no sólo en términos de hablar otros idiomas, sino en ser capaces de transmitir mensajes culturalmente coherentes para las personas de otros países y ser capaces de comprender sensibilidades que son ajenas a nuestra cultura. Por ejemplo, en Taiwán se les llama directores a todos los que adquieren cierta responsabilidad, aquí hablamos de responsables. Nos adaptamos a las diferencias en la forma de comunicación. Debemos ser conscientes de ello para que todo fluya hacia nuestros objetivos y nuestros valores. Diplomacia y sensibilidad cultural es algo en lo que trabajamos.

Por otra parte, apostamos por la movilización, tenemos posibilidades de movilidad siempre bajo la guía y supervisión de la empresa. Muchos de nuestros compañeros se han trasladado a nuestras filiales en Estados Unidos y Chile; por ejemplo, cuando hemos querido ofrecer servicios en otros países, que ya veníamos prestando desde nuestras instalaciones en Málaga. Algunos compañeros se han ofrecido para colaborar in situ en la puesta en marcha del proyecto y desarrollarse profesionalmente. Ahora que somos DEKRA, las posibilidades son infinitas.

La multiculturalidad favorece la apertura de cada uno de nosotros. Parte de mi lema personal es la necesidad de salir fuera de la zona de confort para crecer.

 

¿Qué importancia tiene el inglés para vosotros?

Apostamos por el inglés, porque es el idioma base para desenvolverse en nuestro sector y mercado, pero al trabajar a nivel global también le damos importancia a otras lenguas como el francés o árabe. En la empresa interesan las personas dinámicas con interés por aprender, por ello hemos podido contratar a compañeros capaces de comunicarse en varios idiomas. Por ejemplo tenemos un compañero japonés que habla español y algunos empleados en Taiwán responden al teléfono con acento andaluz. Es una muestra más de este ambiente internacional y también de la cercanía personal con la que nos desenvolvemos en el día a día.

En este sentido, he visto que en España nos encontramos que el inglés es un reto a superar. En este país hay profesionales con un nivel técnico muy bueno pero, sin embargo, su capacidad para comunicarse en inglés no lo es tanto. En estos casos, la empresa ofrece cursos de inglés y flexibilidad horaria para que acudan las clases. El inglés es una inversión para nosotros.

¿Cómo crees que afectan las redes sociales en el día a día?

Para mí las redes sociales profesionales son una herramienta de gran ayuda y un complemento a los medios habituales (teléfono, email), para crear más proximidad con otras empresas y clientes. Multiplican exponencialmente la posibilidad de estar al tanto de qué ocurre en eventos profesionales y empresariales sin necesidad de estar físicamente allí. Nos permiten compartir contenido profesional, identificar y hablar sobre tendencias del sector, añadir valor compartiendo contenido que consideramos que puede ser de su interés. Creo que mediante las redes sociales podemos acercarnos a las personas aunque estén lejos y fortalecer las relaciones a largo plazo lo cual genera más confianza. Por tanto, el vínculo a la hora de hacer negocios y generar situaciones de beneficio mutuo es mucho mayor.

¿Qué aporta el PTA (Parque Tecnológico de Andalucía) al trabajo?

Opino que genera una atmósfera de conocimiento y tecnología sumamente beneficiosa para las empresas, y también muy enriquecedora para los profesionales. No solo es un lugar estéticamente bonito donde apetece estar y trabajar, sino que actividades rutinarias como ir a almorzar se convierten en una experiencia interesante porque te dan la oportunidad de encontrarte y conocer a multitud de profesionales, muchos de ellos de otros países, que trabajan en proyectos muy atractivos.

Además, en Málaga, se realizan muchos eventos entorno al sector y el PTA, lo que te permiten conocer personas del sector aunque no se dediquen a lo mismo que tú ni a tu empresa, pero están en un ámbito tecnológico y de innovación. Esto motiva mucho el día a día, además de generar relaciones con personas que comparten los mismos valores e ideas. Todos somos curiosos natos.

Recibe todas las novedades de People First