David Calle: “Todos tenemos una habilidad personal que nos diferencia”


Share on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En la anterior entrevista, David Calle nos habló de Unicoos como un proyecto motivacional y de emprendimiento. En esta segunda parte da sus claves personales sobre formación y trabajo en el siglo XXI.

La formación ha de ser personalizada y creativa

Como profesor, siempre insisto a mis alumnos en que lo que nos da valor a todos es lo que nos hace diferentes, y cuanto más diferentes, más valor. La educación va por ahí. Hay que intentar en la medida de lo posible dar a cada chaval lo que necesita, que no siempre es lo mismo.

En mi academia, intento conocerlos más allá de las clases, saber qué problemas tienen, qué ocurre en sus familias, si les ha dejado su novia o su novio, si tienen problemas en casa o con sus amigos. Porque todos acumulan un montón de problemas y nunca sabes por qué un alumno está más o menos motivado. Si consigues conocerlos, y sobre todo, si consigues encontrar –que eso no es fácil– la pasión o la capacidad de ese alumno, o su habilidad especial, entonces será imparable. Esta es una de las mayores responsabilidades que tenemos los padres y los profesores: encontrar la capacidad y la habilidad de cada uno de nuestros alumnos o hijos. Si encontramos eso que les hace diferentes, no hay quién los pare.

Proyectos como Unicoos contribuyen a esto. Sus vídeos ayudan a que el profesor se libere de explicar siempre las mismas cosas, que gane tiempo para poder ser más creativo con sus alumnos y tratar de insistir en otras. Por ejemplo, trabajar en equipo con ellos y conocerlos un poco más. Si los ves relacionarse entre sí, además de que adquirirán habilidades sociales importantísimas, también podrás conocerlos mejor y saber cómo son cada uno de ellos.

Leía recientemente en un artículo sobre un nuevo concepto, apreenseñar, que básicamente insiste en que los alumnos se conviertan eventualmente en profesores de sus propios compañeros. De este modo aprenden a comunicarse los unos con los otros, interiorizan mejor las lecciones a aprender y los conceptos clave. Y probablemente empiecen a entender mejor a sus profes, entenderán mejor su labor y las dificultades a las que se enfrentan día a día cuando dan clase. Hay que hacerles protagonistas, porque si lo son se lo toman de otra manera, mucho más activa y positiva.

Por eso siempre digo que Unicoos está ahí para sumar, no para sustituir a ningún profesor, ni muchísimo menos. La relación profesor-alumno es insustituible.

Las personas deben aprender a defender sus sueños y proyectos

En mi humilde opinión, la educación del siglo XXI se debe enfocar a las relaciones personales y valores como el trabajo en equipo, la importancia del trabajo duro o la resiliencia. Tenemos ordenadores que hacen cálculos en milésimas de segundo, tenemos toda la información a nuestro alcance. Evidentemente que hay que enseñar a las personas a discriminar todo lo que encuentran en Internet y distinguir lo que está bien de lo que está mal, porque tanta información tampoco es buena.

Pero en lo que debemos centrarnos es en crear una generación a la que no le cueste expresar sus opiniones ni hablar en público, que lo haga sin faltar al respeto, que aprenda también a colaborar en equipos multidisciplinares. La clave para mí es que las personas sepan trabajar en equipo, y sepan defender sus sueños y sus proyectos de una manera adecuada. Porque me he encontrado a chavales que son muy buenos, a personas inteligentísimas en la universidad, cuando estudié Teleco, por ejemplo, a los que les faltaban ciertas habilidades sociales, que les ha impedido alcanzar probablemente algunas de sus metas.

Yo les digo a mis alumnos que no hace falta ser muy bueno en matemáticas, ni muchísimo menos, sino ser una persona trabajadora y capaz de relacionarse con los demás, con curiosidad, atentos siempre para aprender de todo lo que les rodea. Por eso insisto en el trabajo colaborativo. Hablando entre ellos, intentando defender sus ideas sin faltarse al respeto, aprendiendo de los demás, podrán convertirse en personas íntegras y trabajadoras. Y no paro de insistirles en que no tienen límites.

Me parece igual de importante recuperar el respeto a los profesores. Y eso que yo no me puede quejar, porque Unicoos es de los canales de YouTube con menos dislikes (menos porcentaje de «no me gusta»). De hecho, creo que solo tengo dos haters, nada más. 😊

Liderar es conectar talentos

El otro día conocí en la Fundación Princesa de Girona a una profesora holandesa con cuya charla me quedé fascinado. Contaba que en Holanda tienen una asignatura -desde primero a cuarto de la ESO-, que se llama Desafíos. Una pasada. El primer año ayuda a los alumnos a decidir “quién soy o cómo soy”. El segundo año, “qué me gustaría ser”. El tercero, “cómo conseguir llegar a ser lo que quiero”. Me parece alucinante. Ojalá sirviera de ejemplo en otros países.

También me impresionó lo que leí recientemente en una entrevista que afirmaba que a los alumnos les enseñamos a estar y no les enseñamos a ser. Y es cierto. Decía: «Los alumnos, cuando abandonan los estudios y llegan al mundo laboral, están esperando que alguien les diga lo que tienen que hacer, porque están acostumbrados solamente a obedecer órdenes. No son capaces de gestionar su propio tiempo y de llegar a un objetivo.» Esto es un grave problema en el mundo laboral: que las nuevas generaciones están demasiado acostumbradas a obedecer órdenes, no son proactivos, por miedo sobre todo al fracaso. Hay que cambiarlo.

Hoy, la mayor virtud que debe tener un líder, del tipo que sea, llámese empresario, llámese profesor, es tratar de conectar los talentos de sus empleados o de sus alumnos. Si eres capaz de conectar los talentos de todos ellos, tu equipo o tu clase será imparable. Y es que cada persona es diferente y tiene una habilidad especial: hay que conseguir en un equipo que todos pongan lo mejor de sí mismos.

Muchos alumnos en clase se sienten inútiles, sienten que son más tontos que los demás, que no aprenden al mismo ritmo, creen que no van a poder ser nada en sus vidas. Lo mismo ocurre con los empleados: se desmotivan, piensan que no van a poder nunca prosperar profesionalmente. Pero si trabajan en equipo, esos alumnos que no son los mejores en mates, por ejemplo, a lo mejor son los que mejor hablan en público, o son los más creativos, o los que son capaces de trabajar con las manos de una forma mucho mejor que los demás. Si todos ponen lo mejor de sí mismos, todos se sienten importantes, útiles, descubren que sí pueden llegar a ser algo. De ahí la importancia del trabajo en equipo y que el profesor sea más un compañero de viaje.

Einstein dijo: «Si juzgas a un pez por su capacidad de trepar a un árbol, vivirá toda su vida pensando que es un idiota.» Y es cierto. Me encanta poner ejemplos a los chavales de historias de personas que pueden llegar a admirar o no, pero que sin duda son un ejemplo. Steve Jobs no era el mejor en matemáticas, probablemente ni siquiera el mejor ingeniero del mundo… Pero tuvo una visión. Einstein o Bohr -que fue premio Nobel de Física- no destacaban en clase, pero revolucionaron su mundo. Insisto con ellos: «No os frustréis por no ser los mejores en algo, aunque tenéis que intentarlo. Siempre tendréis algo bueno que aportar

En el mundo empresarial es exactamente igual: todo empleado tiene una virtud o un talento que puede sumar mucho a su empresa. Solamente hay que decirle que lo haga y que lo intente. La labor de un líder o un profesor es dar a todos el poder para que puedan hacerlo y saquen lo mejor de sí mismos. Sin importarles los errores cometidos, pero muy alertas para aprender de ellos. Al fin y al cabo, la mejor manera de aprender, incluso a andar, es confundiéndose.

Sobre David Calle

David Calle es ingeniero de telecomunicaciones y fundador de Unicoos, canal de vídeos en YouTube y unicoos.com, academia online con cientos de vídeos sobre matemáticas y ciencias. Calle se clasificó entre los 10 finalistas del Global Teacher Prize 2018, “el nobel de la educación”, y recibido el premio “Youtuber del año” de los premios Bitácoras 2016. Es considerado por la revista Forbes una de las 100 personas más creativas del mundo. 

Recibe todas las novedades de People First