David Tomás: “Poner en el centro la felicidad y la realización personal de cada miembro del equipo nos hace ser una empresa distinta a la mayoría”


A David Tomás, cofundador y CEO de CyberClick, emprendedor, business angel y mentor de startups, le gusta hablar de qué hacen las mejores empresas para crecer, de cómo evoluciona la publicidad y el marketing online y de cultura empresarial y cómo crear la mejor empresa del mundo para trabajar. También es autor del libro “La Empresa más feliz del mundo“.

Ante todo, ¿en qué estado anímico has llegado hoy?

En verde. Soy una persona optimista, y espero además acabar el día en súper verde.

Nos puedes explicar un poco esta iniciativa?

Nace de la necesidad de preguntarnos cómo estamos y tener un diálogo que en las empresas no es habitual. Saber si a cada una de las personas del equipo le gusta su trabajo, si se lo pasa bien, si hay algo que le genera frustración, etc. El hecho de preguntarlo y hablar de ello cada semana nos permite encontrar oportunidades de mejorar y asegurarnos que cada persona está contenta con lo que hace, ya que si esto no es así podemos mirar de encontrar una solución.

La felicidad de los trabajadores es muy importante para vosotros, ¿crees que es por este motivo que habéis sido durante dos años consecutivos el Primer Best Workplaces para Pymes de España?

Sí, el hecho de poner en el centro la felicidad y la realización personal de cada miembro del equipo nos hace ser una empresa distinta a la mayoría y esto hace que tengamos actividades distintas, diálogos diferentes, etc. Esto no quiere decir que no tengamos problemas, sencillamente que los afrontamos de otra forma y, por lo tanto, las personas que estamos en la compañía nos sentimos contentos de estar aquí y valoramos lo que hemos creado entre todos

¿Podríamos decir que en Cyberclick no existen normas?

No existen normas estrictas ni procedimientos. La base es tener una cultura empresarial bien definida. Si la tienes, no es necesario tener normas puesto que una persona tomará una decisión teniendo en cuenta cómo afectará a su entorno y toma aquella decisión que cree que es mejor no solo para sí misma.

¿Cómo se consigue que todos los empleados de una empresa como Cyberclick, que es multidisciplinar y multicultural, compartan valores?

En el proceso de selección no puedes imponer unos determinados valores, así que nosotros lo que hacemos es contratar a personas que tienen unos valores parecidos a los de la empresa, y esto no quiere decir que sean completamente iguales ni que tomarán las mismas decisiones.

¿Es cierto que todo el mundo puede ser excelente si se le encuentra un lugar donde pueda brillar? ¿Seguimos valorando a un pez por su capacidad de trepar un árbol?

Estoy convencido de que todo el mundo tiene algo que le hace especial. Otra cosa es si aquello que te hace único te permite vivir de ello. Tienes que reflexionar y ver la realidad del mercado o encontrar una buena idea para poder rentabilizar tu habilidad o habilidades.
Por otro lado, una empresa tiene éxito cuando identifica aquellas cosas que se le dan mejor a una persona y es capaz de que pueda desarrollarlas, ofreciendo un producto o servicio de valor.

¿Qué aportan los trabajadores felices a la empresa? ¿Y a la sociedad?

En primer lugar se aportan a ellos mismos. Si uno está contento y vive mejor, entonces es cuando puede transmitir a los demás su buen estado de ánimo, transmitiéndose así de unos a otros este sentimiento.
El círculo virtuoso representa muy bien esta idea. Si tú te levantas por la mañana con alegría y llegas a un lugar de trabajo donde estás bien, el orgullo y la autoestima crecen, uno se siente mejor y consigue más éxitos en la consecución de los objetivos de la organización. Si al acabar el día, llegas a casa sonriendo, tu familia te verá feliz y ellos responderán con el mismo sentimiento, cerrando así el círculo.
De esta forma, se benefician todas las partes: tú, tu entorno familiar y amigos, la gente con la que te relacionas cada día, como compañeros, clientes o personal de locales a dónde vas a comer o tomar un café.

Gracias a tu libro “La empresa más feliz del mundo” muchos directivos han podido conocer o reflexionar sobre una nueva forma de trabajar. ¿Crees que lo aplicarán? ¿Es fácil en nuestro entorno? Si cada vez hay más empresas que aplican la metodología del libro o encuentran su propia versión de cómo puede funcionar.

No es fácil de inicio, porque hay una inercia que romper y salir del círculo de confort cuesta. Pero una vez explicamos y demostramos a nuestro equipo que su felicidad y la realización es algo importante, entonces el proceso es cada vez más sencillo.

¿Crees que las empresas españolas se han sabido adaptar a los tiempos o están siguiendo un modelo de gestión obsoleto?

En general a todas las compañías les cuesta. No creo que sea un tema solo de países, lo veo más de sectores. Cuanta más presión tienes para cambiar, antes pones en el centro esta forma de entender el trabajo y la empresa. En algunos sectores si no tienes a las personas en el centro, es casi imposible contratar y retener a tu equipo por la alta demanda de estos profesionales.

¿Continúas en verde?

De hecho he pasado a súper verde porque me encanta hablar sobre la felicidad en el trabajo.

 

 

 

 

Recibe todas las novedades de People First