Deloitte: “La construcción real de la marca la hacen los empleados”


Considerada una de las mejores empresas de España para trabajar, Deloitte es la consultoría de estrategia y operaciones líder en nuestro país. La compañía, que ofrece servicios como Auditoría, Consultoría, Riesgos, Fiscal y Legal y Asesoramiento en las Transacciones Corporativas, dispone de más de 8.000 empleados a nivel nacional y 270.000 a nivel internacional y realiza una clara apuesta por su capital humano.

Maite Poyos es Directora de RRHH en Deloitte y nos habla en esta entrevista sobre varias acciones que llevan a cabo en la compañía.

Deloitte es hablar de una institución y de una gran marca. Pero ¿la marca en sí es suficiente para atraer nuevo talento?

La marca es importante pero no suficiente. Entre otras cosas porque la marca la construyen día a día nuestros profesionales. La actual Deloitte se formó en 2001, como fruto de la integración de la extinguida sociedad Arthur Andersen y Deloitte. En aquel momento tuvimos que construir marca, porque desapareció la organización líder en consultoría en España, con una marca consolidada en el mercado reconocida tanto por el talento como por nuestros clientes, y tuvimos que reconstruir el liderazgo de marca desde ambos puntos de vista.

Desde la perspectiva del talento, construir marca significó darnos a conocer en universidades y escuelas de negocio, explicando quiénes éramos, de dónde veníamos y qué podíamos ofrecer al talento. A partir de aquí, y a través de todos nosotros, la marca Deloitte ha ido consolidándose en el mercado laboral como una de las empresas en las que los jóvenes quieren trabajar. Podemos seguir trabajando, por supuesto, pero la construcción real de la marca la hace nuestra gente, cada día, con cada acto…  No es sólo el branding que hacemos institucional, sino que es el mismo branding que hacen nuestros profesionales. La marca la hacen ellos y se trata de una marca hecha con pasión e ilusión, una marca construida cada día, desde el corazón. Además, hoy día la información se transmite muy rápidamente a través de redes sociales y similares, en este sentido, tenemos que estar atentos de la opinión de todo el mundo y mejorar con las aportaciones, trabajando cada día. La marca se construye con acciones, cada día, ¿Es eso marca? Probablemente sí, es la marca que mayor consistencia va a tener el tiempo.

¿El social challenge forma parte de una nueva manera de atraer talento de las universidades?

No exactamente. Realizamos muchas acciones para atraer talento, pero en este caso, el talento es para la ONG ExE (Empieza por Educar), con la que colaboramos. Un aspecto que tenemos muy presente es que es importante devolver a la sociedad parte de lo que nos da, por este motivo, colaboramos muy activamente con ONG y otras fundaciones. En este caso, ExE es una fundación que tiene como objetivo cambiar y transformar la sociedad desde la educación, por lo que va a las universidades, a los recién graduados y los incorpora a su organización. Tienen escuelas donde ofrecen formación a personas que no puede acceder a ella, con el objetivo de cambiar la sociedad desde la formación. Cuando nos lo presentaron nos pareció un propósito muy en la línea de nuestra filosofía. No acostumbramos a colaborar económicamente con las ONG, sino que lo hacemos a través de la participación de nuestra gente, en este caso, participamos con ExE, además de cediéndoles espacios cuando lo necesitan, yendo juntosa las universidades, y aportándoles nuestra ayuda y contacto para poder acceder a un mayor número de candidatos.

A nivel interno, ¿qué responsabilidades tenéis?

Participamos en proyectos muy variados. Cada línea de negocio o grupo de trabajo decide en qué fundaciones quiere participar, y lo que hace es ceder parte de las horas de su gente para poder participar en  voluntariado, que puede ser puntual o periódico, en función del acuerdo al que se llegue.

Otro proyecto, por ejemplo, son las “vacaciones solidarias”, que consiste en que algunos empleados van a diferentes ONG, que conocemos y que sabemos que tienen un buen propósito, durante  sus vacaciones y nosotros le financiamos todo: el billete de avión, la estancia allí, si han de pagar alguna cosa… Y, además, tienen nuestro apoyo si necesitan cualquier cosa.

Contamos con diferentes actividades a lo largo de todo el año. En Navidades, tenemos un evento llamado“El Juguete Solidario”, en el que organizamos una jornada en algún lugar especial y como “coste de la entrada” nuestros profesionales traen un juguete que donamos a una ONG. También organizamos “El Cine Solidario”, que es una sesión matinal del último estreno cuya entrada es a un precio simbólico (3 euros), y dónde Deloitte, además de pagar el resto de la entrada, dona el mismo importe a una o varias ONG. También disponemos de “El Monedero de Céntimos”, en el que todos nosotros podemos donar voluntariamente nuestros céntimos de la nómina Otro evento es el “Impact day” que consiste en que un día al año  todas las oficinas del mundo hacemos actividades solidarias. Nuestra gente dedica ese día, de manera voluntaria, a participar en distintos eventos comoun partido de fútbol con niños con discapacidades, a crear pulseras solidarias o a plantar un árbol.

¿Estas actividades surgen de los trabajadores o desde arriba?

Tenemos un comité de acción social, formado por unas 30 personas y liderado por Recursos Humanos, desde donde surgen las iniciativas. Después cada una de las líneas de negocio tiene subcomités de acción social. El objetivo es que surjan iniciativas desde este comité y que hagan de embajadores del resto. Al principio nos costaba que la gente participara porque la tenían mucho trabajo, organizábamos actividades y no teníamos suficientes personas para participar. Y ¿Qué dijimos? ¡Vamos a buscar embajadores! ¿A quién le preocupa? ¿Quién está sensibilizado con este tipo de temas? Detectamos a estas personas claves y, junto a ellas, creamos  el Comité de Acción Social que se encarga de transmitir al resto de la organización las acciones. En este comité puede participar cualquier persona independientemente de su categoría, lo importante es que crea en este tipo de acciones sociales.

La involucración actual es de toda la organización, por ejemplo, en la reunión anual de socios y gerentes, que hacemos cada año en el mes de septiembre, dedicamos un espacio para este tipo de acciones, con actividades como fabricar juguetes o rehabilitar un bosque.

Aprovechamos cualquier acción de Firma para participar en temas de acción social, por ejemplo, en la reunión de Alumni del año pasado contamos con una fotógrafa que padecía una discapacidad en la vista, con un 10% de visión y con lentes de aumento que se encargó de fotografiar todo el evento. Por otra parte, todas las máquinas de vending nos las proporciona una asociación cuyos empleados son personas con discapacidades. Asimismo, muchas de las cosas que utilizamos en el día a día las vamos a comprar, por ejemplo, a Comercio Justo, y tenemos muchas acciones de este estilo, que están lideradas por este Comité de Acción Social.

Recibe todas las novedades de People First