La empresa como facilitadora de aprendizaje: modelo 70:20:10


Share on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Cada vez más organizaciones apuestan por el modelo de aprendizaje 70:20:10, quitándole importancia a la formación formal. ¿Es la formación tradicional lo más importante en el aprendizaje?

El modelo de aprendizaje 70:20:10, planteado por Morgan McCall, Michael M. Lombardo y Robert W. Eichinger, sustenta que el 70% del aprendizaje profesional proviene de la experiencia y la práctica en el puesto de trabajo (learning by doing). El 20% se adquiere a través de la observación del entorno, las conversaciones y el feedback con otras personas; y tan solo el 10% proviene de la formación formal (ya sea online o presencial).

La responsabilidad de aprender es individual

Según el método, la responsabilidad de aprender depende casi exclusivamente de nosotros y de nuestra actitud. Todos somos responsables de gestionar nuestro aprendizaje poniendo los cinco sentidos en lo que hacemos, con la práctica, la observación y el contacto con los demás, prestando atención a cada pequeño detalle.

La empresa como facilitador del aprendizaje

70:20:10 supone un cambio de paradigma en materia de formación para las empresas que lo aplican. Dejan de centrar sus esfuerzos en diseñar planes de formación tradicionales para pasar a ser un facilitador del aprendizaje informal. Trabajan para que éste sea posible, incentivando el contacto entre compañeros y facilitando los recursos adecuados a través de los soportes y canales adecuados para ser consultados en el momento que se precisen.

Este sistema 100% flexible y personalizado proporciona a las personas los conocimientos y las habilidades necesarias para resolver problemas concretos. El aprendizaje generado es progresivo y eficaz. Además, gracias a la interacción con los compañeros, puede ser compartido con los demás, aprendiendo los unos de los otros y empoderando a todos los miembros del equipo.

Más allá del modelo

A pesar de algunas críticas que cuestionan el modelo, Google lo adoptó como punto de partida para desarrollar uno de sus principios de innovación, sugiriendo que las empresas destinen la mayor proporción de tiempo a su core business (70%), el 20% para proyectos relacionados con el negocio principal, seguido por un 10% que no tenga  ninguna relación.

Siguiendo este patrón, se genera un marco ideal para cultivar la innovación y fomentar el crecimiento y desarrollo de la plantilla.

Recibe todas las novedades de People First