Generar salud, una responsabilidad social de las empresas


Share on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

En 2018 la empresa sin duda se enfrenta a grandes retos y uno de ellos, que va de la mano con el de la humanización, es el de convertirse en empresa saludable. Las empresas deben sumarse a esta iniciativa pionera que compatibiliza negocio y salud y posibilita la sostenibilidad y competitividad futuras. ¿Qué es ser una empresa saludable?

1. Entornos saludables más productivos

La gestión saludable es una nueva cultura de gestión mediante la que se alinean las políticas de RR.HH. y las de riesgos laborales para favorecer la sostenibilidad de la empresa. Su objetivo es la creación de entornos de trabajo saludables. Los espacios de trabajo, la promoción de la salud y unas condiciones laborales saludables forman parte de él.

Y esto, ¿para qué? Para aumentar la productividad de la empresa. La gestión saludable mejora la imagen corporativa y su ventaja competitiva, por una parte, y la motivación de los trabajadores por otra, a la vez que su seguridad y salud. En una época de transparencia en que clientes y trabajadores hablan de la empresa y de su atractivo como empleador, es sin duda una excelente forma de mejorar el Employee branding y demostrar los propios valores con acciones.

  • En al ámbito físico, una empresa saludable debe organizar un entorno de trabajo ergonómico y energéticamente sostenible, libre de agentes químicos potencialmente peligrosos.
  • En el ámbito psicosocial, debe tener protocolos establecidos para cuestiones como situaciones de acoso o riesgos psicosociales. RR.HH. debe disponer de un plan de gestión de la diversidad, formativo y de gestión del talento. Sin olvidar los planes de movilidad, conciliación y de igualdad.
  • En el área de la salud, debe llevar a cabo iniciativas de promoción de la salud entre sus trabajadores frente a las enfermedades más comunes, malos hábitos, o específicas del sector. Los próximos años se va a ver cómo muchas empresas ofrecen talleres de nutrición, mindfulness, coaching, deporte, etc., tanto para la plantilla como para sus familiares.

 

2. Un enfoque de promoción de la salud

Un entorno de trabajo saludable abarca por tanto múltiples facetas más allá de unas oficinas sanas y ergonómicas. Busca incidir en los hábitos de sus trabajadores. Para la OMS, un Entorno de Trabajo Saludable es “aquel en el que los trabajadores y responsables colaboran en un proceso de mejora continua para promover y proteger la salud, seguridad y bienestar de los trabajadores y la sostenibilidad del ambiente de trabajo”.

El concepto va por tanto más allá del cumplimiento con la legislación en Seguridad y Salud y entiende que la promoción de la salud es un valor competitivo y sostenible para la empresa. Invertir en el bienestar de los trabajadores es reducir el coste por bajas laborales y favorecer su fidelidad. Es también fortalecer la imagen de marca. Y responsabilizarse del papel que tienen las empresas en la sociedad: el trabajo afecta a la salud de las personas y sus familias, a los ritmos sociales y al sistema sociosanitario.

3. Cómo convertirse en generador de salud

Se empieza por realizar una panorámica de la empresa en que se analiza el número y diversidad de trabajadores, riesgos asociados a los puestos de trabajo, forma de acceder a ellos, clima laboral, etc. A partir de aquí se diseñan acciones relevantes de las que medir a posteriori su efectividad. Por ejemplo:

  • Campañas de salud contra las enfermedades más comunes y las derivadas del sedentarismo o de los malos hábitos. Desde la clásica vacunación contra la gripe a grupos de autoayuda para dejar el tabaco o liguillas deportivas entre los trabajadores, que además favorecen el trabajo en equipo.
  • Iniciativas de promoción de buenos hábitos, como máquinas de vending con alimentación saludable, rutinas de ejercicio o mindfulness en el trabajo, formación en posturas saludables, talleres de nutrición o antiestrés, etc.
  • Políticas de conciliación laboral y familiar adaptadas a las diversas necesidades, que favorezcan una reducción del absentismo y del estrés. Desde la flexibilización de horarios al teletrabajo existen hoy muchas opciones interesantes para rendir al máximo.
  • Incluso planes para favorecer el desplazamiento al trabajo en bicicleta, con incentivos y facilidades.

Para saber más sobre esta interesante modalidad de gestión, accede al portal temático del INSHT sobre Promoción de la Salud en el Trabajo, donde puedes consultar métodos, herramientas, publicaciones y buenas prácticas.

Recibe todas las novedades de People First