Entorno de trabajo con los cinco sentidos: gusto también


Si en la primera parte de este artículo se planteaba la importancia de trabajar en un ambiente moderadamente silencioso e incorporar el marketing olfativo a la empresa, en esta segunda parte reflexionamos sobre el espacio de trabajo y sus lugares comunes, especialmente la cafetería. Todo un repaso a la oficina con los 5 sentidos.

Moverse a gusto

Una de las mejores formas de cuidar a los trabajadores es hacerles sentir a gusto en la oficina. Se necesita para ello lo mismo que en cualquier parte: un ambiente cómodo y agradable. Que tenga algo de color para no resultar monótono, algo de verde para refrescar el ambiente y un toque moderno para sentir que se está en una empresa con visión de futuro.

Si además se añade algo de arte, se está favoreciendo la estimulación creativa entre los trabajadores: “el arte y la cultura en el ámbito laboral favorecen el ánimo de los empleados, sus procesos reflexivos y de innovación, reducen el estrés y son una gran fuente de inspiración para quienes lo contemplan”, afirma Cador.

El arte tiene también la capacidad de transmitir valores corporativos. Una gran oportunidad para atreverse con nuevos talentos, arte urbano, murales, arte digital… Que el disfrute visual sea un elemento relevante de la marca.

La importancia de los lugares comunes

Si poner música para los momentos de descanso es una buena idea, lo es más aún un espacio para hablar desenfadadamente. La charla intrascendente, los cotilleos y la broma son la mejor de las formas para crear vínculos relacionales e intercambiar información. ¿Quién tiene dudas de que muchas negociaciones, estrategias y nuevas ideas han surgido “fuera de la oficina”?

“Nadie hace nada solo y ahora más que nunca quien no consigue relacionarse con eficiencia pierde la oportunidad de aumentar su círculo de amigos, de ser aprobado en una entrevista, de concretar una venta, de mejorar en una profesión, de aprovechar oportunidades y hasta de encontrar el amor de su vida”, dice Nicholas Boothman.

El área de las máquinas de vending ya es un espacio natural donde se dan estas interacciones imprescindibles, pero habilitar una zona cómoda (que disponga incluso de libretas y bolígrafos o de una pizarra donde anotar ideas surgidas al calor de la conversación), para favorecer estas charlas grupales e intercambios, es una excelente forma de enfocarse a la innovación y a la fidelidad de los empleados. ¿Por qué no incluso plantear retos a partir de estos encuentros informales?

También podríamos  invitar al profesor de inglés de la empresa to play catch up (ponerse al día) en ese rato de descanso.

Donde se cuece todo

Muchos de los espacios de coworking eligen la cafetería como este lugar acogedor, donde van muy a menudo los trabajadores a beber y picar algo, y algunos también a comer.

La cafetería es también un espacio  muy interesante para trabajar el bienestar de los empleados. La empresa puede ofrecer el café gratis o a precio de coste, con tazas y artilugios para hacérselo al gusto. O puede fomentar hábitos saludables con frutas, frutos secos, semillas o alimentos para picar.

Una buena idea también es disponer de una agenda común en la que se inserten cumpleaños y celebraciones en ella, con dulces y pasteles. Se tenga el tiempo que se tenga, todos pueden pasarse un momento a felicitar al homenajeado.

En algunos coworkings, además, se ofrecen ocasionales desayunos tempranos con música y buen rollo patrocinados, o charlas informales con pica-pica en las que un coworker presenta su trabajo y sus ideas al resto. ¿Qué tal esta idea entre departamentos?

Recibe todas las novedades de People First