Nuevas fórmulas de obtener talento


Share on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La Formación Profesional Dual pretende incentivar la profesionalización de los jóvenes mediante una formación teórico-práctica que los acerque desde el principio al mercado del trabajo. ¿Y cómo la enfoca la Universidad? ¿Se está incentivando la formación del talento?

Captar talento joven en las prácticas

Las empresas demandan a la enseñanza desde hace años una formación más práctica, orientada al puesto de trabajo para el que se preparan los estudiantes. La falta de trabajadores cualificados es ya un problema agudo en España. La Formación Profesional Dual es la respuesta. Combina formación teórica en el centro con prácticas retribuidas en la empresa. Un sistema que ha dado grandes resultados en Alemania, elegido, según La Vanguardia, por el 70% de los estudiantes de Formación Profesional.

Vanesa Rodríguez, Human Capital Development Manager de Leitat, destaca en una entrevista de la Alianza por la FP Dual como gran ventaja, la de la rotación del estudiante por los diversos departamentos de la empresa, lo que favorece una visión global. Para los departamentos de Recursos Humanos -según Vanesa-, es además una gran oportunidad de captar talento joven, al que ofrecer ya desde su proceso de formación, un plan de carrera.

Este modelo formativo requiere de un tutor de proyecto en el centro de Formación Profesional que coordine el programa y realice el seguimiento de los alumnos. Y un tutor en la empresa que colabore con el profesorado del centro.

“Fabricar” universitarios emprendedores

En la universidad, hay consenso respecto a que hace falta metodología innovadora para potenciar el talento de los estudiantes y sus habilidades profesionales. Innovación dentro y fuera de las aulas y acompañamiento son las claves. Así como fomentar el carácter emprendedor del alumnado por parte del profesor.

Diversos centros universitarios aprovechan los cursos de verano para conectar con empresas innovadoras y ofrecer formación más práctica y puntera. Como el que ofreció la Universitat de Barcelona en el verano 2017 sobre Sapiens, la metodología de El Bulli Foundation, resultado de cuatro años en el restaurante El Bulli: “un curso para mejorar tanto la eficiencia como los resultados relacionados con la creatividad y la innovación, y para conectar conocimientos y hacer más eficiente la innovación”.

Se crean centros de altísima especialización vinculados a facultades, como -siguiendo en el ámbito gastronómico- el Basque Culinary Centre, Centro de Investigación e Innovación en el ámbito de la Alimentación y Gastronomía, para formar a profesionales de altísima calidad en técnicas avanzadas e híbridas entre el saber tradicional, la innovación y la ciencia.

En otros casos, son las grandes empresas las que incentivan el talento universitario mediante concursos o becas.

El talento en la empresa

En otras ocasiones es la misma empresa la que apuesta por la formación y el talento de sus trabajadores. En vez de buscar trabajadores plenamente formados, prefiere desarrollar su potencial profesional a medida. Y es que cada vez más, las empresas tienen claro que la mejora de las competencias de los trabajadores es una de las formas clave de incrementar la competitividad de la empresa.

Recibe todas las novedades de People First