Ikigai, la motivación vital, por Francesc Miralles


Francesc Miralles escribió el libro El Método Ikigai, junto con Héctor García. Después de haber escrito juntos Ikigai: los secretos de Japón para una vida larga y feliz, este libro recoge una serie de ejercicios prácticos para que los lectores descubran su Ikigai, es decir, el motivo de su existencia, aquello que les da sentido a sus vidas, y para que puedan llevar a cabo sus propósitos vitales. En esta entrevista nos explica cómo podemos aplicar el Método Ikigai en el entorno laboral.

¿Cómo podemos descubrir nuestro propio Ikigai?

A través de la autoexploración, que se puede hacer de diversas maneras: ensayo y error (probando muchas cosas hasta que encuentres aquello que te haga sentir realizado); por eliminación: redactando un listado de las cosas que no nos gustan para llegar a lo que sí nos apasiona; evocando aquello que nos gustaba hacer de niños y que tal vez hemos abandonado por el camino –tal vez recuperando incluso los sueños infantiles-. Los ejercicios de EL MÉTODO IKIGAI están diseñados para explorar estos caminos.

¿Qué debería hacer una persona cuyo Ikigai no se corresponde con su profesión? ¿Es compatible trabajar en algo que no te motiva y, a pesar de ello, ser feliz?

Es perfectamente compatible. Pensemos que Kafka, el escritor más relevante del siglo XX, compaginaba su trabajo de abogado en una empresa de seguros con la escritura febril de sus novelas. Hay personas que encuentran maneras de convertir su pasión en su profesión, y otras que se sienten cómodas con el equilibrio entre ambas vidas, ya que una puede nutrir la otra.

¿Puede aplicarse la práctica el Método Ikigai en el entorno laboral? ¿Qué beneficios para la empresa y los empleados puede aportar?

Se puede aplicar de forma muy eficaz. El primer beneficio es para el empleado: si te enfocas para que te guste lo que haces, disfrutarás mucho más con tu trabajo, fluirás con los problemas y no te faltará motivación. En cambio, si luchas contra tu tarea, los resultados serán pobres y te desgastarás en jornadas interminables. La empresa debe contribuir ofreciendo un ambiente de trabajo amable y motivador, donde todo el mundo se sienta reconocido y pueda así implicarse.

¿Qué técnicas pueden llevar a cabo los departamentos de Recursos Humanos para que los empleados sean conscientes de su propio Ikigai y lo desarrollen en el trabajo?

La más sencilla de todas es felicitar a menudo a los empleados por aquello que hacen especialmente bien, para que se sientan orgullosos de su tarea y quieran superarse aún más. Un trabajador que se siente querido y valorado desarrollará su Ikigai dentro de la empresa y dará lo mejor de sí mismo. Muchas empresas no son conscientes de hasta qué punto es importante la retribución emocional, mucho más que un aumento de sueldo.

La gestión por valores es una forma de gestionar la empresa basada en el bienestar de las personas, a través de la cual empleados y empresa comparten una filosofía y unos valores que potencian una actitud positiva, honesta y responsable. ¿Crees que esto favorece a que los trabajadores desarrollen más fácilmente su Ikigai?

Desde luego, los valores compartidos son muy importantes, pero hay que ser coherente con ellos en el día a día en el trato entre todo el equipo. No sirve de nada que una empresa se rija por unos valores determinados si los directivos, por ejemplo, no los aplican en el trato cotidiano con los empleados. Hay que predicar cada día con el ejemplo.

Está demostrado que los trabajadores que se sienten a gusto en su puesto de trabajo son más productivos. ¿Crees que las empresas deberían potenciar más que los empleados encontraran su Ikigai?

Sí, un trato humano y cariñoso, combinado con el estímulo de los talentos de los trabajadores crearán una empresa con Ikigai. Por eso, todo lo que se pueda ofrecer al equipo como formación y experiencias fuera de la rutina contribuirá a nutrir la innovación de los empleados, que al final revertirá en la empresa.

Muchas veces cuando se habla del trabajo en Japón se suele pensar en largas jornadas laborales y en condiciones precarias. Sin embargo, es uno de los países más productivos del mundo. ¿Crees que es el Ikigai lo que les hace seguir adelante con el trabajo a pesar de que algunos tengan estas condiciones?

Eso lo explicaría mucho mejor Héctor, pero en la mayoría de empresas de Japón hay un gran sentimiento de unión en el equipo y la implicación emocional del empleado es muy fuerte. La empresa puede avalarte para comprar una casa o procurarte abogados si necesitas ir a un juicio, por poner algunos ejemplos. Se genera una relación de lealtad que hace que muchos empleados vean una traición peor cambiar de empresa que hacerlo de pareja.

Japón es también el país en el que la gente vive más años. ¿Qué podemos aplicar de la filosofía japonesa al entorno laboral para mejorarlo?

Poner los méritos de todos por encima de las medallas individuales, participar juntos en las mejoras (filosofía kaizén) y mantener un espíritu de aprendizaje y superación continuos.

Recibe todas las novedades de People First