Jaime Pereira: “Equipos de trabajo que hacen agua”


Share on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Hace años cayó en mis manos, de forma accidental, el libro “Las cinco disfunciones de un equipo“. Lo empecé a leer de mala gana, pero al final me enganchó. Además tuve la oportunidad de llevar a la práctica algunos de los aprendizajes.

En este libro, Patrick Lencioni (@patricklencioni) concentra su aguda inteligencia y su habilidad para contar historias en el mundo complejo y fascinante de los equipos de trabajo. En el curso de la narración, Lencioni nos revela los cinco problemas que impiden que incluso los equipos más brillantes funcionen. Te dejo un brevísimo resumen que te puede ayudar a generar algunas ideas…

El primer paso hacia la reducción de los malentendidos y la confusión dentro de un equipo es entender que hay cinco disfunciones, y que cada uno que se aplica tiene que ser abordado por separado.

# 1 Ausencia de confianza

La causa raíz de la ausencia de confianza radica en que los miembros del equipo no pueden mostrar sus debilidades; Para ser vulnerables y abiertos entre sí. La ausencia de confianza es una enorme pérdida de tiempo y energía a medida que los miembros del equipo invierten su tiempo y energía en comportamientos defensivos, y son reacios a pedir ayuda – o ayudar – a los demás. Los equipos pueden superar esta disfunción compartiendo experiencias, siguiendo a través de múltiples maneras, demostrando credibilidad y desarrollando una fuerte percepción de las características únicas de los miembros del equipo.

# 2 Miedo al Conflicto

Los equipos que carecen de confianza son incapaces de tener un debate sin filtrar y apasionado sobre cosas que importan, haciendo que los miembros del equipo eviten el conflicto, reemplazandolo por una armonía artificial. En un entorno de trabajo donde los miembros del equipo no expresan abiertamente sus opiniones, las decisiones inferiores son a menudo el resultado. Cuando trabajas en equipos debes entender que el conflicto es productivo.

# 3 Falta de Compromiso 

Disfunciones del trabajo en equipo

Sin conflicto, no es fácil para los miembros del equipo para comprometerse y buy-in a las decisiones, lo que resulta en un entorno donde prevalece la ambigüedad. La gente va a comprar algo cuando sus opiniones se incluyen en el proceso de toma de decisiones – por ejemplo, a través del debate. Los equipos productivos toman decisiones conjuntas y transparentes y confían en que cuentan con el apoyo de cada miembro del equipo. No se trata tanto de buscar consenso, sino de asegurarse de que todo el mundo se escucha.

# 4 Evitación de la rendición de cuentas

Cuando los equipos no se comprometen, no pueden tener responsabilidad: “la gente no se responsabilizará si no ha comprado claramente el plan”. En un equipo que funcione bien, cada miembro del equipo tiene la responsabilidad de responsabilizarse unos a otros y aceptarlos cuando otros los consideran responsables. Muy a menudo, la clave del éxito es medir el progreso: aclarar cuáles son los estándares del equipo, que necesita ser hecho, por quién y por cuándo.

# 5 Falta de atención a los resultados

Un equipo sólo puede orientarse hacia los resultados cuando todos los miembros del equipo colocan los resultados del equipo primero. Cuando las personas no son responsables, los miembros del equipo naturalmente tienden a buscar sus propios intereses, en lugar de los intereses del equipo. Los equipos pueden superar esta disfunción haciendo que los resultados del equipo sean claros y recompensen los comportamientos que contribuyen a los resultados del equipo.

El papel principal del líder en la superación de estas disfunciones es dar el ejemplo y establecer el tono para todo el equipo. Esto incluye ser el primero en ser vulnerable, fomentar el debate y el conflicto, hacer claras las responsabilidades y los plazos, establecer los estándares del equipo y, por último pero no menos importante, ser claros en los resultados del equipo.

Para concluir, con Patrick Lencioni:

El trabajo en equipo exitoso no se trata de dominar las teorías sutiles y sofisticadas, sino más bien de combinar el sentido común con niveles poco comunes de disciplina y persistencia. Irónicamente, los equipos tienen éxito porque son extremadamente humanos. Al reconocer las imperfecciones de su humanidad, los miembros de los equipos funcionales superan las tendencias naturales que hacen que el trabajo en equipo sea tan esquivo.

Artículo de Jaime Pereira, publicado en su blog jaimepereira.es

Jaime Pereira es director de Comunicación de la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL) y en su trayectoria cuentan diversas experiencias en departamentos de Recursos Humanos, ocupando la Dirección en compañías como Johnson Max o Sanitas. Además, ha formado parte del desarrollo de la unidad de negocio de Consultoría Estratégica en Manpower; ha sido miembro del Consejo Asesor de la Cátedra SEAT en el IESE y del Máster de RRHH de Eurofórum; y coautor de de dos libros (España 2010: Mercado Laboral; Organización y Recursos Humanos). Además, escribe habitualmente artículos sobre gestión y dirección de personas en periódicos y revistas especializadas y participa en foros, debates, conferencias y programas de radio.

Recibe todas las novedades de People First