La conciliación aumenta la productividad y el bienestar


La conciliación atañe a toda la sociedad, puesto que hablar de conciliación es dejar que el empleado gestione su tiempo para poder dedicarse al cuidado de la familia (niños, ancianos, personas dependientes…). La mejora del bienestar y, a la vez, de la productividad en la empresa pasa en el siglo XXI por la conciliación laboral. Su objetivo es apostar por un trabajador eficiente que sepa autogestionar su tiempo y trabaje plenamente concentrado. Hay que romper de una vez por todas la cultura de las “horas de trabajo”.

Trabajo autogestionado 

El requerimiento clave del siglo XXI por parte de los trabajadores es el de la conciliación familiar. Cambios sociales, exceso de trabajo y la contención laboral obligan a las familias a realizar difíciles equilibrios que acaban en estrés y baja laboral. “Los gastos realizados por mutuas y empresas en concepto de prestaciones por incapacidad temporal supusieron en 2017 un total de 68.410 millones de euros —afirma rrhhdigital.com—, lo que nos da una muestra del impresionante gasto que supone para las empresas este problema”.

La conciliación laboral no es solo una medida de bienestar para los trabajadores sino de productividad, prevención del absentismo y retención de talento para la empresa. El principal freno para sumarse a una iniciativa que la beneficia claramente, como queda demostrado en los países en que es una realidad, es la “cultura de horas” que todavía impera en el empresariado español. Para entender la conciliación laboral hay que entender las claves de la productividad personal, de las que los freelancers son grandes maestros.

Emprendedores, autónomos y trabajadores a tiempo flexible conocen y aplican las reglas básicas para trabajar por cuenta propia o teletrabajar con éxito:

  • Trabajar con metas específicas, medibles y realistas, y una buena planificación.
  • Evaluar la dedicación del tiempo: qué se dedica a qué.
  • Concentrarse en las tareas que aportan valor y dejar de perder el tiempo o racionalizar las secundarias.
  • Guiarse por un deseo de mejora constante.

Para iniciarse corporativamente en la conciliación laboral hay que entender la filosofía de la responsabilidad personal. Es una buena idea empezar formándose a nivel directivo y de Recursos Humanos, para luego formar a los trabajadores en autogestión y crear un programa de supervisión de su trabajo flexible. ¿El objetivo? Permitir un horario flexible a los empleados exigiendo unos resultados.

Medidas básicas

Pero, ¿qué es la conciliación laboral? Es la herramienta que permite mejorar la productividad empresarial mediante la mejora de la eficiencia de los trabajadores. Implica por una parte el cumplimiento de medidas ministeriales aprobadas, como el permiso de paternidad de un mes o el materno de lactancia, el derecho para ambos de una adaptación o reducción de jornada durante los primeros años de un hijo o de solicitar una excedencia.

Y por otra, la aprobación de medidas corporativas personalizadas para las necesidades básicas de la plantilla. Pueden ser medidas básicas relacionadas con:

La racionalización de horarios: horarios flexibles, teletrabajo para evitar la pérdida de tiempo en desplazamientos, semana comprimida, organización de turnos, reducciones de jornada personalizadas, vacaciones fraccionadas a la carta, días de permiso a cuenta de horas… También, el apoyo a medidas experimentales como la adaptación al horario europeo.

Responsabilidad en el uso del tiempo en reuniones: solo cuando son necesarias, con horas de inicio y finalización, nunca a última hora de la tarde, por videoconferencia o intranet….

Fomento de entornos de trabajo más saludables, accesibles y funcionales, que cuenten con facilidades familiares como servicios para el cuidado de personas dependientes, con precios asumibles.

Asesoramiento y formación para el desarrollo profesional y personal.

El objetivo es favorecer la productividad del trabajador apostando por la autogestión del tiempo y la felicidad personal. La conciliación laboral, además, mejora la Responsabilidad Social Corporativa de la empresa y favorece la igualdad en el trabajo entre hombres y mujeres. Sin duda, vale la pena.

Recibe todas las novedades de People First