La digitalización y las oportunidades laborales


Share on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La sociedad actual avanza exponencialmente hacia un proceso de digitalización que abarcará la mayor parte de los ámbitos de nuestras actividades, sean laborales, de ocio, de salud, de información o incluso de relación social y familiar.

Uno de los grandes debates sobre los que se centra la digitalización de la sociedad, y los efectos del avance tecnológico que comporta, está en si este camino supondrá generación o destrucción de trabajo. Históricamente, cualquier cambio disruptivo en un proceso de producción ha supuesto cambios en las formas de hacer más tradicionales, la desaparición de actividades y la creación de nuevas. La digitalización de la sociedad es uno de esos escasos momentos históricos disruptivos,  como señala Genís Roca, de Roca Salvatella.

Centrémonos en los efectos positivos, en las oportunidades que se generarán alrededor de este nuevo marco. Como señala Javier Busquets, profesor de ESADE, los trabajos con mayor proyección ante la robotización y la digitalización de la sociedad son aquellos que requieren empatía, capacidad de negociación y prestar ayuda, formar o cuidar a otros. Por otro lado, los trabajos manuales que requieren baja formación también tienen amplias posibilidades de mantenerse, aunque en este caso con una devaluación salarial que podría llegar a ser notable.

La tecnología es uno de los ámbitos donde la digitalización de la sociedad más incidirá. Los analistas de big data, capaces de procesar e interpretar una gran cantidad de datos que generan las empresas y las organizaciones, ya son hoy en día codiciados profesionales.

Otro de los perfiles para los que ya existe una gran demanda responde al de desarrollador de aplicaciones híbridas, que permitan la gestión de las necesidades de personas y empresas de forma fácil y accesible. Estos perfiles serán los responsables de desarrollar la nueva generación de apps.

Los profesionales especializados en ciberseguridad también estarán entre los perfiles más solicitados. Para las empresas es imprescindible minimizar los riesgos de vulnerabilidad derivados de esta transformación en los procesos de gestión.

Otro de los ámbitos profesionales con mayor potencial son los que se enmarcan en las áreas de la salud y el bienestar. El envejecimiento de la población requerirá una profesionalización y especialización de los cuidadores. Los avances derivados de la sociedad digital también supondrán oportunidades para perfiles profesionales de la salud, como los relacionados con la aparición de nuevas patologías de perfil “social” como el estrés o el incremento de determinado riesgos laborales derivados de las nuevas formas de trabajo.

El ocio y el turismo han evolucionado muy rápidamente a caballo de la revolución digital. La transformación requerirá desde nuevos profesionales capaces de gestionar de forma individualizada la atención de los clientes, a perfiles más tradicionales del campo de la hostelería, pero a los que se les pedirán mayores competencias en la gestión digital o habilidades en redes sociales. Los demandantes de ocio pedirán experiencias únicas y las empresas requerirán de personas capaces de responder a esa demanda y que dominen las herramientas que permitan ofrecerlas.

El juego ha sufrido una gran revolución y ha roto barreras generacionales, integrándose de forma definitiva las formas de ocio adulto. Los expertos en su diseño y desarrollo, los probadores o los profesionales capaces de aplicar técnicas de juego, gamificación, a la formación o al marketing y ventas, formarán parte del selecto grupo de profesionales más demandados.

Las áreas de marketing y ventas están viviendo cambios radicales tanto en las formas de aproximar personas, productos, servicios y organizaciones como la innovación en los canales de distribución o en las formas de consumir, que ya no van necesariamente ligadas a la propiedad del producto. Los profesionales deberán atesorar aptitudes como la visión analítica, habilidades comunicativas, tecnológicas, así como un pensamiento innovador. Otro aspecto fundamental será la capacidad de crear y comunicar emociones empleando técnicas de neuromarketing.

Los expertos en la gestión digital de marca superarán en competencias y en ámbito de actuación a los actuales community manager, con responsabilidades más amplias y transversales que deberán gestionar el crecimiento de la marca en el espacio digital.

En el ámbito de los recursos humanos, las figuras de coach y de mentor adquirirán mayor peso, especializándose en armonizar las relaciones internas entre las personas en espacios cada vez más marcados por la interrelación digital. Otra figura con mucho potencial será la de responsable de agregar talento, con la misión de seleccionar colaboradores idóneos para que participen en proyectos concretos, de manera que las organizaciones puedan disponer de profesionales especializados en cada momento.

Las energías renovables y las nuevas formas de generar, distribuir y consumir energía serán una fuente importante de nueva ocupación, tanto en las áreas más técnicas, como las ingenierías o los sistemas de gestión, como en las de consultoría de proyectos, orientados a soluciones de autoconsumo. La revolución energética que se avecina es inimaginable sin la revolución digital.

Afortunadamente, como señala Aleix Valls, CEO de Mobile World Capital Barcelona, gran parte de estas oportunidades sucederán aquí: el 14% del talento tecnológico en Europa, tiene como destino España, y Barcelona y Madrid, se sitúan justo detrás de Londres, Berlín, París y Ámsterdam cómo destino de inversiones y talento tecnológico, y se consolidan como “hubs” de emprendimiento de referencia en Europa, una posición reservada a muy pocas ciudades. Esto genera una importante demanda de nuevos perfiles laborales y de oportunidades.

Recibe todas las novedades de People First