La tormenta tecnológica perfecta


Share on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Isaac Hernández
Director de Google for Work para España y Portugal

Tecnología, innovación y gestión del talento: la fórmula magistral para afrontar con éxito todos los cambios que se avecinan

La confluencia de cuatro elementos de carácter disruptivo –movilidad, big data, las redes sociales y la nube– está creando corrientes de transformación constante para las empresas. Se acerca una tormenta perfecta y es inminente. Su evolución no es lineal sino que sigue leyes de carácter exponencial.  Así que si queremos capear el temporal, la anticipación será esencial.

Pero que no cunda el pánico. No cometáis el error de asociar tormenta o tempestad con naufragio; todo lo contrario, aprovechad su fuerza como oportunidad de negocio. ¿Cómo? Apostando de forma decidida por las nuevas tecnologías y la innovación e incluyendo el carácter exponencial del cambio en los planes de negocio de vuestras empresas. Hay que evitar ser desplazados, encontrando nuevas maneras de hacer las cosas para generar una oportunidad competitiva sostenible en el tiempo. Que la tecnología y el cambio sean nuestros aliados.

Hay que encontrar nuevas maneras de hacer las cosas para generar una oportunidad competitiva sostenible en el tiempo. Vuestro mejor aliado serán las personas

Pero vuestro mejor aliado serán las personas. En Google creemos que el activo principal de una empresa son las personas y sus ideas. Por eso buscamos gente apasionada, tanto en lo personal como en lo profesional, que sean capaces de fluir, que sean flexibles. Las ideas están en las personas, así que debemos darles alas para que puedan sacar el máximo potencial que hay en sí mismos. De ahí nace la regla del 80/20 de Google: cualquier empleado dispone de un 20% de su tiempo para hacer aquello que de verdad le interesa, dándole la oportunidad de cumplir sus sueños y desarrollar su talento dentro de la compañía. Porque solo cuando las herramientas adecuadas y la pasión por las iniciativas propias confluyen, los proyectos de innovación son viables.  Así nacieron Google News, Gmail o Google Translator, por ejemplo.

 google1
Otra de las semillas de la innovación es el trabajo en equipo.

En este sentido, el modelo jerárquico tradicional no es el adecuado. En Google trabajamos de manera transparente para encontrar soluciones colectivas.  Y lo hacemos compartiendo por defecto y potenciando al máximo los canales de comunicación entre los empleados para que la información fluya en todas las direcciones. Compartimos los calendarios personales, nuestros objetivos, nuestro tiempo a través de videoconferencias constantes, del Google Drive y de todas aquellas herramientas que permitan conectar a las personas y ayuden a la colaboración entre equipos. Del mismo modo, las iniciativas Gthanks y Gbonus, plataformas abiertas a todo el personal para agradecer y compensar económicamente la contribución de algún empleado en un proyecto concreto, son algunos de los mecanismos que tenemos para promover la implicación y participación directa de nuestros trabajadores.

Para gestionar correctamente el talento es necesario conectar a quienes tienen las ideas con aquellos que toman las decisiones

Aunque quizás el mejor ejemplo para promocionar el contacto entre nuestros profesionales sean los encuentros semanales TGIF (Thanks God it’s Friday) que se celebran cada jueves en una cafetería de California. Todos los empleados pueden participar en el encuentro, ya sea presencialmente o a distancia, en el cual los fundadores y algunos directivos de la compañía hacen un repaso de la actualidad semanal de la empresa y responden a las preguntas que los trabajadores formulan a través de un Q&A confeccionado entre todos. Creemos que para gestionar correctamente el talento es necesario conectar a quienes tienen las ideas con aquellos que toman las decisiones. Así pues, además de compartir información, dejamos que nuestros googlers nos ayuden a dirigir la compañía.

Tecnología, innovación y gestión del talento. Esta es la fórmula magistral para afrontar con éxito todos los cambios que se avecinan. Se acerca la tormenta perfecta y debemos hacerle frente con pasión y motivación, pero al mismo tiempo con cierto grado de incomodidad, necesario para no estancarnos y abordar cualquier reto. ¿Y si naufragamos? No tengáis miedo a equivocarse o a fracasar, pues la tasa de fracaso puede ser también el medidor de innovación de una compañía. Quien no arriesga no gana.

Recibe todas las novedades de People First