Levántate y anda


¿No te parece extraño trabajar 8 horas sentado? ¿De dónde proviene el trabajo sedentario? Afortunadamente, la empresa se está replanteando este hábito tan poco saludable y la estabilidad emocional de los empleados. Es por ello que llega el trabajo equilibrado, que alterna actividades frente al ordenador con otras en movimiento o posturas que favorezcan el bienestar físico.

No hace tanto que pasábamos nuestros días al aire libre buscando con qué alimentarnos. Pero nuestro día de hoy pasa de ocho horas sentados a ser exigentes con nuestro cuerpo en el gimnasio. El equilibrio está en un punto medio en el que, durante el día, nos movamos.

Hoy en día, el mismo desplazamiento sedentario al puesto de trabajo se está transformando. La bicicleta, el patinete o incluso andando empiezan a ser formas habituales de llegar a la empresa. Además, el teletrabajo permite utilizar el tiempo destinado a desplazarse, para hacer ejercicio.

Replantear la forma de trabajar hacia un puesto de trabajo más dinámico no solo aporta mejor salud a los trabajadores, sino que también mejora el estado de ánimo, la calidad del trabajo y la productividad. Alternar momentos frente a la pantalla con otros de descanso, relajación, ejercicio dinámico o atención en movimiento, favorece mantener el cuidado cuando se necesita y evita el cansancio. Como al conducir, el cuerpo y la mente necesitan parar cada dos o tres horas para reiniciar al cabo de un rato recargados de energía.

Diversas soluciones

Una de las soluciones que se están implantando son las mesas elevables que permiten cambiar la postura al trabajar o invitar a hacerlo en grupo, en determinados momentos. El cambio de postura varía la forma de enfocar un problema e incentiva la creatividad. Muchos escritores han utilizado esta fórmula para ponerse en la piel de alguno de sus personajes, incluso poniéndose zapatos masculinos para “sentirse como hombre” o variando su postura, para reflejar en la novela determinadas emociones. Existe también la opción de alternar la silla ordinaria con un modelo ergonómico que permite relajar las rodillas y enderezar la espalda.

Otra buena solución es una sala insonorizada vacía para desplazarse a ella a realizar o recibir llamadas telefónicas. Es un buen momento para levantarse y moverse.

También, detener el trabajo cada cierto tiempo para realizar suaves ejercicios corporales que relajen y muevan músculos y articulaciones aleja el estrés.

Según la Comunidad Iberoamericana de salud laboral, la posición sentada requiere mayor actividad muscular del hombro mientras que de pie se utiliza más el extensor radial del cuerpo y se realiza un mayor ángulo de aducción de la muñeca. Su recomendación es alternar las dos posiciones en series cortas, para cambiar el patrón de carga.

Ejercicios dinámicos

Permanecer de pie es tan bueno para el cuerpo como para la mente. En diversas tradiciones espirituales se utiliza la meditación de pie para potenciar el poder personal de la presencia y la autoridad interna. Con esta postura se persigue la sensación de valerse por sí mismo, de “poner los pies en el suelo”. Con el tiempo, puede experimentarse con ella la capacidad de poner límites e incrementar el autoestima. Se accede con ella al poder y la autoridad personal, por eso es conocida como “la postura del guerrero”.

Otra opción interesante es la práctica del qigong. Esta disciplina milenaria propone diversas series de 15 o 20 minutos para mover lentamente el cuerpo de forma concentrada. La Palma de los 5 elementos o el Juego de los 5 animales dan paz y armonía, mejoran la concentración, y ejercidos diariamente, mantienen sanos los órganos del cuerpo. También hay series para bajar el colesterol, eliminar la ansiedad, activar la energía…

Quizás sea el momento de volver la mirada a las películas de kung fu en que se realizaban disciplinadamente en masa artes marciales como fuente de inspiración para mantenerse ágil y en forma. y para mejorar la conexión del grupo.

Recibe todas las novedades de People First