El líder digital, un líder redárquico


Share on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Para ser competitivos en la nueva economía digital hace falta un líder digital. Capaz de transformar la empresa a largo plazo y focalizarla en el futuro. Enfocado en implementar nuevas estrategias de negocio y cambios fundamentales en la organización. ¿Cómo ha de ser este líder?

1. Digitalización es transformación

En la era de automatización de procesos, son la creatividad y el talento humano los que diferencian competitivamente a una empresa. Los líderes son más importantes que nunca, para dinamizar equipos, canalizar la innovación, retener el talento. Y por supuesto, para la adaptación a la economía digital, que exige un cambio de paradigma social y empresarial.

La mayoría de empresas están dirigidas por líderes sin competencias digitales, y apenas unas pocas forman en competencias de liderazgo a sus conectados trabajadores. Por no hablar del gran número de ellas sin estrategia de digitalización.

Para muchos de los departamentos de Recursos Humanos, por ejemplo, la aparición de las redes sociales significó control de procesos y comportamientos, problemas de seguridad de datos, etc. en vez de una oportunidad para favorecer la comunicación interna, generación de nuevos líderes y nuevas dinámicas de trabajo. Un departamento de gestión de personas aliado con la tecnología es capaz de crear una cultura colaborativa de empresa, enfocada a la adaptación constante a la sociedad y a la innovación.

Hay que pedir a los líderes esta visión del cambio. La transformación digital no es una actualización tecnológica sino una profunda renovación corporativa y laboral. Y para ello han de ser cien por cien digitales.

2. Las habilidades del líder digital

Un líder digital ha de tener una mentalidad digital. Su vida personal y profesional ha de funcionar digitalmente con normalidad. Ha de ser, también, un loco de los datos, que le dan información real, y un buen conocedor del marketing digital. Tiene claro que es el cliente el foco de la empresa, no el producto o servicio, y destina recursos a mejorar continuamente su experiencia.

Piensa a largo plazo, dispuesto a probar iniciativas nuevas y arriesgarse, puesto que en el entorno digital, todo está por descubrir, y son los datos quienes demuestran si una estrategia es válida. Por eso valora de su equipo la capacidad de aprendizaje continuo.

Su estilo de liderazgo se basa en la transparencia, uno de los grandes valores del siglo XXI, y en la generación de un entorno de trabajo muy humano. Sus habilidades son sociales y tecnológicas.

Para la revista Business Bytes, sólo es un líder digital quien se mete de lleno en la nueva dinámica y lo vive en primera línea. Una persona flexible y creativa, que entiende que los clientes están entre los millones de usuarios de Internet. Que tiene espíritu emprendedor y trabaja en equipo, apuesta por la comunicación interna y la inteligencia colectiva.

El líder digital se siente cómodo con los cambios y se mueve eficazmente entre diversas tecnologías: redes sociales, móviles, la nube, big data forman parte de su día a día. Su misión, de hecho, es fomentar nuevas formas de pensar y de hacer, mediante la tecnología.

En El economista, Fernando Botella lo define con una gran palabra: ha de ser un líder redárquico y no jerárquico, capaz sobre todo de mantener conversaciones de valor con sus equipos y de predicar con el ejemplo. Y establece las siguientes funciones clave:

1. Elaborar un mapa de procesos y su medición.
2. Involucrar a toda la empresa en la transformación digital.
3. Construir equipos de trabajo liderados digitalmente.
4. Implantar la utilización de herramientas digitales.
5. Medir continuamente la eficacia de cada decisión y la resistencia al cambio.
6. Reajustarse continuamente.

Y el momento para apostar por un líder digital es ahora, porque el proceso es largo.

Recibe todas las novedades de People First