Liderar la innovación no tiene que ver con crear una visión e inspirar a otros a que la ejecuten


Share on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Por Ángel Javier Vicente Pérez, director de RRHH de Cofares

Liderar la innovación no tiene que ver con crear una visión e inspirar a otros a que la ejecuten. Pero ¿qué entendemos por innovación? Una innovación es algo nuevo y útil. Puede ser un producto o servicio. Puede ser un proceso o una forma de organizarse. Puede ser incremental o disruptiva.

Cuando pensamos en Innovación en entornos empresariales, siempre nos vienen a la cabeza empresas tecnológicas, como Google por ejemplo, o similares, o aquellas que estén realizando una transformación digital.

A menudo, pensamos que la innovación surge de personas o individuos de modo solitario, cuando realmente tiene que ver con la colectividad. Y más aún, suele darse cuando se dan rienda suelta a los talentos, y a las pasiones, aprovechando así que el trabajo sea útil. Las innovaciones rara vez surgen de una vez, por lo general, son el resultado de prueba y error. El trabajo innovador puede ser muy estimulante, pero también puede ser francamente aterrador. Aunque finalmente es un tipo de resolución de problemas colaborativa, por lo general de personas, que tienen distintas experiencias y distintos puntos de vista.

Team

El ejemplo lo podemos observar, como decía antes, en Google. Su equipo de infraestructura es el responsable de mantener el sitio web en funcionamiento 24 por 7. Cuando Google iba a presentar Gmail y YouTube, ellos sabían que su sistema de almacenamiento de datos no era adecuado. El responsable del grupo de ingeniería y el grupo de infraestructuras en ese momento, tenían que pensar como salvar esa situación. En lugar de, crear un grupo de trabajo para abordar esta tarea, decidieron permitir que surgieran grupos espontáneamente con distintas alternativas.

Surgieron dos grupos. El primero se conocía como “Big Table”, y el otro como “Construir Desde Cero”. “Big Table” propuso construir sobre el sistema actual. “Construir Desde Cero” propuso hacer un nuevo sistema. Por separado, a estos dos equipos se les permitió trabajar a tiempo completo en sus planteamientos.

Pero para asegurarse de no perder el aprendizaje del equipo “Construir Desde Cero”, se integraron dos miembros de ese equipo, al nuevo equipo emergente para trabajar en el sistema.

¿Por qué Google pueden innovar una y otra vez?

Porque han dominado las capacidades necesarias para ello. Saben cómo resolver problemas de manera colaborativa, saben aprender por descubrimiento, y saben tomar decisiones integradas.

Pero si queremos crear organizaciones que puedan innovar una y otra vez, debemos modificar nuestra comprensión del liderazgo. Liderar la innovación es crear el espacio en el que las personas estén dispuestas a trabajar arduamente en la resolución innovadora de problemas. El liderazgo tiene que ver con la creación de espacios y/o áreas donde las personas se vean identificadas y quieran pertenecer.

Esta agilidad, que podemos definir, como creativa, es poder probar y actualizar las ideas mediante la reflexión y la búsqueda de soluciones. Es aprender actuando.

La capacidad final es la resolución creativa. Esto tiene que ver con tomar una decisión en la que uno puede combinar incluso ideas opuestas para reconfigurarlas en nuevas combinaciones y producir una solución nueva y útil. Las organizaciones innovadoras nunca llegan a soluciones de compromiso. No permiten que un grupo o un individuo domine, incluso si es el jefe, incluso si es el experto. Consiste en potenciar la colaboración y el trabajo en equipo.

Recibe todas las novedades de People First