Manel Alcaide (Visualfy): “Cuanto más diferentes seamos, mejor haremos nuestros productos y servicios”


Manel Alcaide es CEO y Co-Founder de Visualfy, empresa dedicada a la creación de tecnología innovadora para personas con pérdida auditiva y para empresas e instituciones comprometidas con la accesibilidad. Con más de 16 años de experiencia en gestión empresarial, Manel es experto en el desarrollo de proyectos dirigidos a personas con capacidades diferenciales para crear un futuro más igualitario.

Más que un proyecto empresarial, Visualfy es una revolución para las personas con pérdida auditiva. ¿Qué es aquello que define los valores de vuestra empresa?

Creemos en el poder de la innovación y la tecnología para hacer un mundo mejor y resolver algunos de los principales desafíos a los que nos enfrentamos como sociedad.

Nuestra misión es empoderar a las personas sordas y con pérdida auditiva de todo el mundo para que vivan plenamente, haciendo de la integración una realidad y una fuerza de crecimiento económico y humano. La diversidad humana es genial y queremos mostrarla a personas que aún no lo saben porque se están perdiendo mucho.

Pretendemos convertirnos en la marca de Inteligencia Artificial que conecta ambos mundos, oyentes y sordos, dejando que las personas sean solo eso, PERSONAS. Mostrando al mundo el poder de la diversidad.

Desde Visualfy creéis en una manera distinta de hacer empresa, generando un impacto positivo en el entorno y midiendo el éxito en variables sociales, además de económicas. ¿Cuáles son los KPI’s que utilizáis para medir la efectividad social de vuestras acciones?

Hay muchos, desde los inicios de Visualfy, pasamos por una aceleradora de impacto social llamada Ship2B donde aprendimos a realizar nuestra teoría de cambio y el cuadro de mando. En este cuadro, que está anexado al pacto de socios de la compañía y ha sido firmado por todos los inversores, no solo tenemos objetivos estratégicos y económicos, sino en torno a la comunidad, al medio ambiente y a nuestros trabajadores.

En cada uno de los objetivos tenemos herramientas de medida. Por ejemplo, el número de veces que podemos disminuir la angustia de unos padres al avisarles de que su hijo está llorando es un KPI para la comunidad, o la tasa y el motivo de abandono de los trabajadores de la empresa es otro de los KPI’s a medir.

Visualfy ha sido reconocida como una de las empresas de mayor impacto social, por la repercusión positiva de su actividad tanto en trabajadores, comunidad y clientes como en el entorno. ¿Qué políticas de RSC lleváis a cabo a nivel interno?

El galardón que hemos recibido ha sido en la categoría Best for Customers, porque para nosotros el usuario siempre está en el centro.

Nuestro organigrama está estructurado en forma de anillos en lugar del típico piramidal. El usuario es el centro de todo y alrededor de él se encuentran los trabajadores, responsables de coger el feedback de los clientes y transmitirlo a los jefes de equipo, que se encuentran en el anillo posterior y que a su vez lo comunican al anillo de dirección.

Desde el primer minuto Visualfy fue una empresa de sordos y oyentes e incorporamos a personas con discapacidad en todo el proceso. Algunos de nuestros inversores son sordos y, además, contamos con personas con pérdida auditiva para crear el sistema: son los responsables de testearlo, están en el departamento de Atención al Cliente y, por supuesto, son el usuario final. Como dice la World Federation of the Deaf, nothing for us without us.

Resulta difícil ponernos en el lugar de una persona sorda y trabajando en equipo aprendemos muchísimo. Como decía antes, valoramos enormemente el talento y la diversidad que tenemos dentro de la empresa.

Uno de vuestros objetivos es llegar al 50% de personas sordas en plantilla en 2022. ¿Cómo captáis este tipo de talento?

Donamos el 0’7% de los beneficios a entidades de personas sordas para que creen cursos de formación TIC para jóvenes sordos y poder fomentar así su inserción laboral en nuestra empresa o las de nuestros proveedores, ya que a estos también les damos 5 años para que dupliquen la tasa de contratación de personas con discapacidad. En España si tienes más de 50 trabajadores, el 2% deberían ser personas con discapacidad y nosotros les damos 5 años para que esa cifra pase a ser un 4%.

También recibimos a través de las redes sociales infinidad de currículums de personas sordas o con pérdida auditiva que quieren trabajar en una empresa sin barreras de comunicación como es Visualfy. Desde aquí animamos a los jóvenes a que se formen en campos como la programación de apps, redes neuronales o el Inbound Marketing.

¿Cuáles son las principales ventajas de contar con una plantilla formada por perfiles tan diferentes?

Sobre todo, la cultura. Tener un equipo tan variado nos aporta riqueza, aprendemos los unos de los otros y esto nos hace mejores como profesionales y como personas. En Visualfy se mira a cada uno por lo que hace, no por cuál es su capacidad diferencial, su orientación sexual, su religión o su país de nacimiento.

Cuanto más diferentes seamos, mejor haremos nuestros productos y servicios, ya que están enfocados a un mercado global y diverso, por lo que es esencial contar con esta diversidad en nuestra plantilla.

A menudo las pequeñas mejoras suponen una gran ventaja para las personas con discapacidad. ¿Qué tipo de iniciativas aconsejarías que llevasen a cabo las empresas para mejorar el día a día de los empleados con discapacidad auditiva?

Primero que tengan unas pautas básicas de comunicación con una persona sorda o con pérdida auditiva, así como un poco de formación sobre su cultura e historia. Esto hará que empaticen mejor con sus compañeros y sobre todo que pierdan el miedo a comunicarse.

Es muy importante que hablen con ellos para ver aquellas pequeñas cosas que pueden hacer de su estancia laboral un entorno más accesible, por ejemplo, un simple flexo que se pueda encender desde la regleta en la mesa del compañero puede avisarle para que se dé la vuelta y tenga contacto visual.

Y por supuesto, la instalación de Visualfy Places, un sistema basado en un algoritmo de IA que reconoce sonidos y los envía de manera visual y/o sensorial al Smartphone del usuario o a cualquier otro dispositivo wearable. Esto les ayudará a crear un espacio 100% accesible en su oficina, aumentando la autonomía personal y la seguridad de la persona sorda o con pérdida auditiva.

Para vosotros es tan importante generar impacto positivo a nivel externo como interno, ¿cómo conseguís crear una experiencia positiva entre el equipo? ¿Qué tipo de beneficios ofrecéis a vuestros empleados? ¿Es la conciliación de la vida profesional y personal una de las claves?

Es un poco de todo y nos gustaría hacer mucho más, pero tiempo al tiempo. Todo llegará. Actualmente además de poder conciliar perfectamente su vida familiar, personal y laboral, se les da voz y se les escucha. Queremos que aporten, que innoven y para ello se les tiene que permitir fallar. Si queremos ser una empresa de innovación, no podemos estigmatizar el fallo, sino analizarlo, aprender de él, tomar medidas y seguir adelante.

Por otro lado, Visualfy no sería nada sin el gran equipo de personas que trabajan en la empresa y eso debe ser recompensado, no solo a nivel de elogiar el trabajo bien hecho sino también a nivel salarial. Todos los trabajadores de Visualfy están con contrato indefinido y tenemos un plan de escalado de su retribución que va acompañado del crecimiento de ventas. Además, el 15% de los beneficios de la empresa se reparten entre todos los trabajadores.

Recibe todas las novedades de People First