¿Qué medidas deberían tomar las empresas para eliminar la brecha de género?


Share on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La igualdad entre hombres y mujeres en el ámbito empresarial parece un destino aún muy lejano al que, sin embargo, se avanza a paso lento pero seguro. Según las conclusiones del Foro Mundial Económico en su último informe los mayores avances en materia de igualdad de género son palpables en el área de la salud, donde la brecha se ha cerrado en un 96%, y en educación, que se ha cubierto casi en un 95%. Actualmente alrededor de 95 países cuentan con un número de universitarias igual o mayor que el de los hombres. A pesar de ello, el mismo informe alerta de que la crisis supone una ralentización en el camino hacia la igualdad, y sitúa la brecha actual en el 59%. El factor más evidente que se esconde tras ella es la diferencia de sueldos entre ambos géneros; las mujeres cobran de media poco más de la mitad que los hombres por el mismo trabajo.

Las empresas se benefician tomando iniciativas igualitarias

Además de contribuir a la creación de una sociedad más justa e igualitaria, las empresas que implantan medidas para reducir la brecha se ven beneficiadas. Por un lado, porque se produce una mejora en las relaciones laborales, por lo que aumenta la motivación y la iniciativa entre los trabajadores. También porque mejoran la imagen externa de la empresa, que se ve más moderna y gana en reputación, y con todo, porque conllevan la disminución de sanciones al evitar denuncias por desigualdad salarial. Si nos preguntamos cuales son las medidas ideales, Cepyme hizo un análisis en su informe sobre buenas prácticas para cerrar la brecha, en el que describe pautas que se han demostrado efectivas en empresas noruegas, uno de los países con mayor igualdad de género. Estas son algunas de ellas:

  • Establecimiento de sistemas de reclutamiento, selección y promoción transparentes.
  • Desarrollo de programas de apoyo, desarrollo profesional y mentorización para las trabajadoras.
  • Asegurar que siempre la participación de al menos una mujer en todos los procesos de promoción interna.
  • Establecimiento de medidas que no perjudiquen a trabajadoras y trabajadores con hijos en los empleos que requieren horas extras, trabajo por turnos o turnos extendidos.
  • Desarrollo de una política de conciliación que fomenta la corresponsabilidad de mujeres y hombres en el ámbito familiar y doméstico.

A nivel mundial, los países nórdicos europeos siempre han sido punteros en el ranking de igualdad de género. Sin embargo, según los datos del FME, es interesante destacar la reciente aparición de naciones que empiezan a disputar su hegemonía en la clasificación, pues si bien los 4 primeros continúan siendo Islandia, Finlandia, Noruega y Suecia, la quinta posición ya es para Ruanda, la sexta para Irlanda y la décima para Nicaragua.

Recibe todas las novedades de People First