Oficinas inspiradoras. Love my office


Del estilo modular de oficinas y paredes transparentes a los espacios abiertos, el área de trabajo está dando un nuevo vuelco hacia la flexibilidad y familiaridad para promover la productividad. Los grandes pioneros de Silicon Valley muestran las claves de las nuevas oficinas.

1. Un banco trendy

Donde más se hacen evidentes los cambios de filosofía respecto a la disposición física de una oficina, es en las sucursales de los bancos. En los últimos años hemos visto cómo se han automatizado en ellas múltiples procesos y se ha destinado el espacio a la atención personal.

Caixabank está precisamente en pleno proceso de renovación de sus oficinas, a las que ahora llama Oficina A: Espacios amplios y flexibles en que sentarse cómodamente con un asesor para cualquier consulta. En las que se encuentran en zonas comerciales, donde el espacio es menor, el innovador modelo Store de oficina está protagonizado por un asesor virtual que permite a los clientes consultar, mediante pantalla táctil, sus productos y servicios o simular operaciones de financiación. Su escaparate interactivo también realiza esta función.

Caixabank también ha creado en Barcelona imaginCafé, inspirado en el Capital One Café de San Francisco, para atraer a la generación millennial: un espacio cultural, formativo, de gaming y tecnológico, y áreas de trabajo colaborativo con prioridad de reserva para los clientes de imaginBank. Su objetivo es promover, de forma indirecta, la curiosidad por los servicios de banca móvil. Los términos clásicos de “solvencia” y “seguridad” son sustituidos en sus nuevas oficinas por los de cool y trendy.

2. Oficinas híbridas

Y es que el espacio de trabajo en una empresa está directamente relacionado con la productividad. Con la intención de favorecer el trabajo colaborativo, en diversas empresas se crearon hace años grandes espacios con mesas compartidas, que han demostrado ser perjudiciales para la concentración. Los elementos más distractores en una oficina son las reuniones, los jefes, las conversaciones entre compañeros, llamadas de teléfono y las interrupciones. También el exceso de horas frente al ordenador -un fenómeno que puede paliarse con horarios flexibles- y la falta de privacidad.

Hasta tal punto este modelo de oficina generó un debate que en 2014 la Harvard Business Review, tal como explica El país en su artículo “En esta oficina no se puede trabajar”, le dedicó cuatro portadas (una de ellas titulada “Por qué odiamos nuestras oficinas”).

Hoy están de moda las oficinas híbridas, que combinan espacios compartidos con salas específicas para reuniones, llamadas telefónicas, lectura, brainstorming o descanso. Sin puestos fijos de trabajo, el trabajador se sienta allá donde hay un hueco y utiliza los espacios que necesita a lo largo de su jornada laboral. Cada trabajador diseña en ellas su método de trabajo. La creatividad y el trabajo colaborativo siguen teniendo un espacio, pero también la intimidad y el silencio.

Un ejemplo son las nuevas oficinas de Microsoft España que, bajo el lema de Smart working, unen innovación y tecnología enfocadas a la productividad. Para empezar, un entorno agradable con amplios espacios interiores y exteriores y luz natural. Ni horarios ni puesto fijo, ni siquiera para directivos. Taquillas para guardar los objetos personales. En las oficinas de Barcelona, de diseño futurista, se mezcla el área de clientes con la de los trabajadores para generar transparencia, todo entre paneles hexagonales cerámicos y textiles acústicos inspirados en el pavimento de paseo de Gracia de Gaudí, tal como explica y muestra diariodesign.com. Cuenta con salas de reunión y una gran sala de training.

Todas las corporaciones pioneras de Silicon Valley como Facebook, Microsoft o AOL coinciden en que es vital la fusión entre tecnología y entornos amigables donde los trabajadores puedan socializar y relajarse. Espacios humanizados y familiares como bares o salas de estar que les ayuden a controlar el estrés y a pensar creativamente. Comodidad para generar productividad.

Así, las zonas de moda en las nuevas oficinas son:
  • El workcafé donde desayunar y comer en compañía.
  • La sala de descanso para abordar el trabajo en una postura más relajada.
  • Espacios privados de coworking.
  • La sala de think tank o pensamiento creativo.

 

¡Toma nota!

Recibe todas las novedades de People First