¿Qué define a una empresa moderna?


En plena revolución laboral, ya hay “empresas modernas” que funcionan de otra forma gracias a la tecnología y a la búsqueda de la eficiencia. ¿Qué las distingue?

El fin de la jornada de 8 horas

Se acabó “gastar” el tiempo de los trabajadores en desplazamientos que los estresan y que consumen sus mejores horas. Las empresas empiezan a combinar el teletrabajo para empleados internacionales, con medidas mixtas de trabajo presencial y a distancia, y delegación de tareas concretas en trabajadores externos. La vida laboral se organiza en función de la disponibilidad presencial o virtual de los trabajadores, que se encuentran en reuniones organizadas para ser breves y eficientes. Y de encuentros informales en que desarrollar las relaciones personales del equipo.

A mayor flexibilidad laboral, mayor necesidad de gestionar su tiempo y el cumplimiento de objetivos. Existen ya en el mercado múltiples herramientas de teletrabajo para que Recursos Humanos pueda realizar un plan personalizado. La presencia con horario fijo en la oficina no puede ser un obstáculo para contratar a trabajadores y trabajadoras valiosos y motivados.

Más y mejor información

Desaparecen las tareas repetitivas, que se automatizan, y el papel. Todo se realiza digitalmente.

  • La inteligencia artificial posibilita la creación de modelos predictivos que capacitan para la toma de decisiones informada. Todos los datos generados por cada trabajador aportan valor para analizar procesos y aventurar nuevos escenarios. Las comparaciones aportan información muy valiosa sobre la eficiencia de lo que se realiza en la empresa. El flujo instantáneo de la información va a seguir cambiando muchas cosas en el entorno laboral.
  • Esta misma información y el big data permiten diseñar cada puesto de trabajo a medida de cada trabajador y de las necesidades corporativas. Se necesita mucha flexibilidad para tomar decisiones sobre la marcha y reaccionar con rapidez.
  • Los chatbots asumen los procesos de información. Proveer de información a clientes, nuevos trabajadores y gestionar los cambios departamentales serán tarea de unos chatbots cada vez más humanos e inteligentes.
  • La empresa debe empezar a sincronizarse con la Smart city. Contribuir a la demanda social de una vida más sostenible con medidas de eficiencia energética, gestión de residuos, disminución de huella ecológica…

 

Horizontalidad

Muchas de las empresas de jóvenes para jóvenes ya no cuentan con estructura jerárquica. El debate y la especialización les hace avanzar.

Las personas de base que conocen a fondo el desarrollo de proyectos concretos ganan relevancia en la empresa. Su conocimiento y su experiencia son muy valiosos, especialmente porque les capacita para la adaptabilidad y la innovación frente a una sociedad bien informada, desleal y digital. La jerarquía se diluye en mandos intermedios enfocados en la gestión emocional y organizacional del equipo de trabajo.

Apostar por el empleado interno

La “guerra por el talento” da paso a un escenario más sostenible: el de la formación continua del propio trabajador. En la empresa moderna se le da oportunidades para desarrollar su talento, un espacio para que proponga iniciativas y se le mantiene actualizado. Esto explica por qué la actual oferta laboral se interesa más por determinadas habilidades personales y por la experiencia en trabajo en equipo, que por exhaustivas formaciones.

Los líderes deben aprender a confiar en su equipo y estar atentos a sus necesidades profesionales. Pero también, ser capaces de adaptarse al empleado del futuro.

Recursos Humanos son por tanto un área estratégica para introducir a la empresa en el nuevo humanismo tecnológico. Planificar y desarrollar con éxito la adaptación al nuevo paradigma laboral promete más eficiencia en el trabajo y empleados más felices y motivados. Y sobre todo hacer el trabajo más atractivo frente a un escenario de renta universal y por tanto, escasez de trabajadores.

Recibe todas las novedades de People First