Tendencias en la gestión del talento 2018


Share on FacebookEmail this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

La celebración del World Business Forum 2017 es el momento idóneo para analizar los retos en gestión del talento que van a exigirnos cambios. Todos enfocados a conseguir la clave de los próximos años: “Productividad a través de la humanización de la empresa”. Te invitamos a conocerla mejor.

La propuesta de World of Business se basa en su evidencia de que muchas empresas funcionan por debajo de su máximo potencial, no por “desventajas estructurales, sino por una combinación de liderazgo deficiente, cultura precaria e incentivos discordantes”. La crisis financiera y modelos corporativos anticuados han creado empresas rígidas, mecanizadas y deshumanizadas, que desaprovechan el potencial de sus empleados.
Para 2018, potenciar el talento y la motivación de los trabajadores va a ser la palanca de crecimiento.

Empoderar el potencial interno

La realidad empresarial está hecha de personas que la hacen posible día a día. 2018 va a ser el año de mirar hacia dentro y valorar lo que se tiene en casa, impulsando todo su potencial. La clave es empoderar.

El proceso de humanización empieza por reconocer y valorar el trabajo de los empleados, una de las acciones más olvidadas. Hay que prestarle la atención que se merece, elogiar sus iniciativas y logros. Una persona bien valorada se esforzará por dar siempre el máximo.

Richard Brandson, CEO de Virgin y uno de los speakers del congreso, afirma: “Cuando se manejan personas, lo importante es preocuparse por ellas genuinamente, saber sacar lo mejor de cada uno. Es la clave del éxito emprendedor: elogiar en vez de criticar. Así se motiva. Poniendo al equipo primero, incluso antes que los clientes, y dándoles un producto que sea el mejor del mercado. Ofreciéndoles las herramientas para hacer bien su trabajo”.

Hay otra gran oportunidad en aprovechar la diversidad generacional de la plantilla: crear equipos que combinen la experiencia y visión a largo plazo de los trabajadores más antiguos, con el impulso innovador y la flexibilidad tecnológica de las nuevas generaciones. Es la mejor forma de crear auténticos motores de arranque, además de construir un clima laboral colaborativo.

Valorar la importancia de cada trabajador, alimentar su capacidad de innovación, desarrollar su talento y potenciar la diversidad generacional son los nuevos retos para 2018, pero ¿cómo hacerlo?

Otra clave: el Responsable de Transformación

El objetivo de humanización de la empresa es una transformación radical. Significa centrar el potencial de crecimiento en la gestión de los trabajadores de la empresa. Todo un cambio que exige un programa global y un líder que lo lleve a cabo.

El departamento de Recursos Humanos tiene la oportunidad de convertirse en una “Oficina de transformación”, con poder suficiente para cambiar mentalidades e implantar una nueva cultura de ejecución.
El CTO o Director de Transformación va a tener que poseer liderazgo suficiente para replantear roles, incentivos y, en general, regenerar la cultura corporativa. Sus funciones abarcan desde la creación de un plan de cambio que convenza y que genere optimismo, hasta construir las herramientas para lograrlo, seleccionar un equipo directivo que se convierta en modelo de la “historia del cambio” y, por supuesto, el reconocimiento del talento individual de cada uno de los trabajadores.

Va a ser relevante crear nuevas herramientas y recursos que faciliten un enfoque creativo de la realización de tareas, y consigan un buen ambiente de trabajo en la organización, tanto individual como grupal. Una gran oportunidad para lanzarse a por la transformación digital, si no se ha realizado todavía.

Una transformación creativa

“Manejar una transformación compleja es un trabajo ejecutivo de tiempo completo” -se afirma desde WOBI-. “Ese rol debe ser ocupado por alguien con la autoridad suficiente para llevar a la organización a su máximo potencial”.

El reto de la humanización como generador de productividad exige por tanto un plan de acción que identifique el potencial en Recursos Humanos de la empresa, establezca una Oficina de Transformación y la dote de poder suficiente para tomar decisiones. Su misión: cambiar la cultura corporativa. Ser capaz de crear una nueva organización de trabajo más enriquecedora personal y profesionalmente para cada uno de los trabajadores. Y cambiar la mentalidad de los resistentes al cambio.

Sus herramientas van a ser el fomento de una cultura colaborativa y de reconocimiento laboral, en el que se favorezca la creatividad individual y la motivación de equipos, así como su nivel de esfuerzo. Y una nueva relación entre líderes y empleados basada en la confianza.

Whitney Johnson, una de las pensadoras de negocios más influyentes, analizará además en el WOBI cómo impulsar la innovación individual mediante claves como elegir los riesgos, identificar las propias fortalezas, aceptar las restricciones, luchar contra los privilegios, hacer carrera para crecer, no temer las derrotas y descubrir. No te lo pierdas.

Recibe todas las novedades de People First